Los peligros de un sueño en Cuba

Oprah Gail Winfrey, imagen tomada de la web.

Por José Alberto Álvarez Bravo.

LA HABANA.- Oprah Gail Winfrey sueña con ser presidente de su país, Estados Unidos. Parece un sueño a lo grande; el tabú racial ya fue roto por Barack Obama, pero Estados Unidos nunca ha tenido una mujer en la presidencia.

El sueño de Oprah, -compartido por incontables figuras públicas en la nación norteña-de realizarse, traería consigo un sinnúmero de riesgos, como también ocurre con tantas otras cosas en esta vida. Abraham Lincoln y John F. Kennedy fueron asesinados en el ejercicio del cargo. Otros presidentes norteamericanos han sido objetos de atentados. Es normal que las figuras públicas vivan rodeadas por dispositivos de seguridad personal, sobre todo los mandatarios.

Sin embargo, aspirar a ser presidente en el vecino país no es peligroso, o al menos yo no podría mencionar a alguien que haya sido atacado o reprimido solo por declararse aspirante presidencial.

Donde sí es un grave peligro soñar con llegar a la primera magistratura es en mi país, o en la finca de los Castro, como se le quiera llamar. Como sólida ilustración tenemos el caso del abogado Aurelio González Blanco, quien se autodefine como Candidato Presidencial.

El 26 de junio de 2017, desde la Prisión Provincial de Granma, González Blanco redacta una larga misiva dirigida al Sr. Raúl Castro Ruz, presumiblemente en la creencia de que ese señor le podría dedicar un mínimo de interés.

Hace algún tiempo, González Blanco hizo circular un escrito en el que daba a conocer su intención de postularse como Candidato Independiente a la presidencia de la República de Cuba, gesto que muchos miramos con sorna, pero al régimen no le hizo ninguna gracia.

En su carta al mandamás, nuestro inofensivo candidato refiere las vicisitudes que le han tocado desde que decidió hacer público su sueño.

Cito algunos fragmentos de su misiva: “… me mantuvieron sitiado el domicilio desde el mes de junio de 2015, para no permitirme salir del mismo o para detenerme arbitraria e ilegalmente si lo intentaba… he sido secuestrado en 12 ocasiones por los agentes de la Seguridad del Estado”

“… el 17 de abril de 2016 fui secuestrado en San Cristóbal y a los 22 días trasladado a la prisión Taco Taco”

“… me han detenido ilegal y arbitrariamente en 16 ocasiones”

“… torturado y flagelado salvajemente en varias ocasiones”

“… mediante una acusación fraudulenta y amañada se me imputan los supuestos delitos de Atentado y Desacato”.

Lo cierto es que, aunque luzca descabellado, Aurelio purga en prisión si simple sueño de aspirar a la primera magistratura en Cuba.

Conceptos relacionados