Abandonado proyecto medioambiental en Guantánamo que obtuvo varios premios internacionales

El centro fue visitado por Raúl Castro cuando era Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba

Por Apolo/ HABLEMOS PRESS.

GUANTANAMO.- En el año 1990, en la ciudad de Guantánamo, en el barrio de Sur-Isleta, surgió un vertedero de basuras; allí se botaban desechos sólidos de toda la ciudad y estos se incineraban, llenando de humo el territorio. Un grupo de personas desempleadas, muchos con  bajo nivel escolar y cultural, guiados por Irania Martínez García, se dieron a la tarea en el año 2000 de convertir el lugar en un centro de reciclaje.

Irania Martínez García, fundadora de CEPRU.

En lugar de quemar los desechos, los hacían materias orgánicas para abonar el crecimiento de las plantas.

Se forjaron hermosas plantas de jardín para adornar la ciudad, medicinales para las empresas farmacéuticas y hospitales, así como  alimenticias de gran productividad. Además, se procesaba compost, aportando material orgánico a toda la agricultura urbana de la provincia. De estos resultados se les pagaba el salario a los humildes trabajadores. El centro se llamó CEPRU (Centro Ecológico Procesador de Residuos Urbanos).

En el barrio de Sur-Isleta se crearon áreas de acampadas para pioneros exploradores, contribuyó a la formación de círculos de interés pedagógicos y se fundó un sitial Martiano.  Por su fama nacional, en el año 2005 tuvo un reconocimiento de Raúl Castro, en aquel entonces Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba (FAR), quien visitó el territorio y planteo generalizar la experiencia en todo el país.

Por sus resultados, el CEPRU obtuvo los premios: BIE-Cosmos, en la Expo Shanghái 2010. Premio Nacional de Medio Ambiente, otorgado en junio de 2006 por el Ministerio cubano de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente. Premio del Administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en la categoría de “Innovación y Creatividad”, entre 70 propuestas del mundo.

Además, este lugar fue visitado por diferentes empresas, entidades educacionales y diferentes organismos nacionales e internacionales. Ganó la triple corona en el movimiento de la agricultura urbana. Se convirtió en una fuente de empleo que ayudaba a descontaminar el medio ambiente. Logrando excelentes jardinerías, reforestación y producción de víveres.

CEPRU donó una parte de sus ganancias a la UNICEF en la provincia, obtenidos por los resultados productivos de estos humildes trabajadores que estaban desempleados anteriormente.

Esta agrupación que surgió de un basurero, funcionó durante 13 años consecutivos. Y la pregunta que hoy se hacen cientos de guantanameros es: ¿Por qué el proyecto que tuvo tantos premios nacionales e internacionales fue abandonado?

Al preguntar a vecinos de la zona, alegan que el delegado de la agricultura en aquel entonces, conocido por Machuca fue el promotor de destruir este proyecto.

“Dijo que el CEPRU ya había cumplido su misión y no era rentable. Le importó más el dinero que el valor agregado que implicaba, además, del cuido de la naturaleza y el saneamiento ambiental”, explica uno de los entrevistados, que pidió el anonimato.

CEPRU fue cerrado en el año 2012 y como consecuencias quedaron sin empleo más de 25 personas de bajo nivel escolar y con discapacidad. Así como muchos otros casos sociales que en este centro tenían su sustento.

“Fueron talados la mayoría de los árboles, perdiéndose los recursos que allí había. Ninguna organización apoyó el proyecto, dejando destruir  15,75 hectáreas de tierras pobladas de arboles que eran un espejo en su cultura de atención y producción. Se destruyó la labor de capacitación a estudiantes, y ni la delegación del Partido Comunista de Cuba, ni la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) frenaron este desastre”, asegura el entrevistado.

En las 15,75 hectáreas hoy existe un asentamiento poblacional, sin ninguna infraestructura, no hay conductora de agua potable, ni alcantarillado. Y se construyeron viviendas a pesar que se tiene conocimiento que el suelo está contaminado con metales altamente cancerígenos.

Entregaron viviendas, pero ninguna se les asignó a trabajadores que sin que el Estado les pagara un centavo se mantuvieron por 13 años trabajando en CEPRU, un proyecto que alcanzó fama internacional por el reciclaje de basuras.

Conceptos relacionados