Familias cubanas abandonadas por la Seguridad Social y otros organismos estatales

Seis niños malviven en una casa en situación de derrumbe, declarada  inhabitable.

Por Julio A Rojas/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Zunilda González Ríos, es madre de 6 niños de los cuales 4 tienen problemas de salud. Sus hijos no recibe la debida atención de los organismos estatales cubanos.

La niña menor de González Ríos, que tiene 3 meses de edad, ha estado en terapia intensiva dos veces, declarada grabe con problemas respiratorios agudos, al igual que sus otras dos niñas.

Otra de sus otras hijas, de tres años, presenta problemas para el aprendizaje.

Esta familia residente en el número 1113 de la calle Línea, apto 2 entre las calles 14 y 16 del municipio Plaza.

Su vivienda lleva varios años en situación de derrumbe y los organismos  la han declarado inhabitable.

Los técnicos y arquitectos de inversiones del organismo de la vivienda municipal se han presentado en el lugar pero sin dar solución al problema.

“He acudido al gobierno territorial, a la oficina del PCC (Partido Comunista de Cuba), a atención en la ciudadanía del Consejo de Estado y no me han dado respuestas satisfactorias alguna, ni siquiera me han entregado materiales para arreglar la casa”, explica González Ríos.

Añade, que “cada vez que llueve la segunda planta de la casa se moja, ya que las vigas del techo están partidas”.

Se puede ver la humedad en las paredes y como se filtra el agua, todo producto del deterioro del hogar. Al pegarse uno a las paredes le coge el fluido eléctrico, debido a que los cables están al descubierto.

Según González Ríos, lleva 17 años trabajando como tecnóloga en alimentos en la Empresa de Pan y Dulces del municipio Plaza,  y es miembro de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC). Señala que es una de las mejores activistas de su Comité de Defensa de la Revolución (CDR) y no ha podido integrarse al Partido Comunista (PCC) por los problemas de salud que presentan sus hijos.

“Si me entregan materiales gratuitos para darle mantenimiento mi hogar, sería bueno. No puede comprarlos porque la prioridad número uno de mis ingresos económicos, es comprar medicamentos y alimentos a mis hijos”, comenta.

Dice que su felicidad completa sería “resolver este problema”, pero teme que un día me caiga el techo encima y pueda perder a algunos de sus hijos.

El caso de González Ríos y su familia no son únicos, hay cientos en la capital cubana y en las demás provincias que componen el país. Solo queda esperar por un milagro de tan nombrada “revolución cubana” para que esta familia reciba la atención de Seguridad Social.

Conceptos relacionados