A propósito de una rendición de cuentas de Candidatos por el Cambio

El creador y secretario ejecutivo de “Candidatos por el Cambio”, Julio Aleaga Pesant,  terminó su periodo de mandato…

Por Frank Correa/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- Tan poco acostumbrado a leer rendiciones de cuentas de grupos pro democráticos, el Informe Trianual 2015-2017 de la plataforma nacional “Candidatos por el Cambio”, abierto a lectura pública, me hizo revisitarlo y compartirlo desde una crónica de examen.

Porque rendir cuentas siempre cuesta trabajo, más cuando de disidencia se trata.

Históricamente el misterio alrededor de estrategias y tácticas, y la cortina sobre cuánto entra y cuánto se gasta, se fue volviendo estigma. Y  exigir transparencia sobre los recursos asignados se tabuló como “hacerle el trabajo al enemigo”. Y la secretaria ejecutiva de “Candidatos por el Cambio” marca un hito al exponer en la web su informe trianual, que dio paso a elecciones en el grupo que renovaron su dirigencia, otro  hecho raro.

La veracidad y exactitud de los datos expuestos en el informe no es el asunto de esta crónica, ni tampoco la eficacia o la utopía de su tendencia de grupo, que dicta: “Modernizar a la patria a partir de la búsqueda del buen gobierno y la derrota de la dictadura a través de la urna electoral”, es el informe en sí lo que me ocupa, pues  desmenuza hasta el detalle en acápites la experiencia acumulada en estos tres años.

Se  resalta que “la institución logró estructurarse a partir de los actores y la ciudadanía, a pesar de la intolerancia del gobierno que se saldó con detenciones arbitrarias, ocupación de materiales y herramientas de trabajo, además de mítines de repudio contra varios compañeros en el país”.

Acota que “los resultados del trienio 2015-2017 son estimulantes: “De poco menos que nada en el 2015 hoy contamos con más de trescientos candidatos distribuidos por 12 de las 15 provincias, que no solo fiscalizan la labor de los gobiernos comunitarios a través de las Asambleas de rendición de cuentas de Delegados de las Circunscripciones, también se convirtieron en líderes comunitarios, con propuestas efectivas y aglutinadoras de los agentes en su territorio, meritorio trabajo de muchos compañeros”.

Luego el informe cuenta cómo se mantuvieron las direcciones de Planificación Estratégica, de Recursos Humanos y Comunicación, y como se cumplió el Plan Director para las elecciones de septiembre-octubre de 2017.

También se detalla el Plan Operativo, que rige el trabajo de “CxC”, se menciona la cooperación mantenida con otros grupos como: Partido Autónomo Pinero, Movimiento Cristiano Liberación, Proyecto de Sindicatos Independientes, Instituto Cubano por la Libertad de Prensa, el partido democrático 30 de noviembre, proyecto de Bibliotecas Independientes, Arco Progresista, a través de su líder Leonardo Calvo, la Asociación Jurídica de Cuba, el proyecto Cuba Independiente y Democrática y el Grupo de gestión de conocimiento.

“La tarea pendiente de este periodo” dice el informe, “fue establecer mecanismos de trabajo con las ONG internacionales y del exilio que apoyan el proceso de transición a la democracia en la isla, con excepciones como People in Need, el Instituto por la Libertad de Colombia, Fundación Konrad Adenauer, la Confederación de Sindicato Independientes y Observatorio Cubano de Derechos Humanos”.

En el informe se crítica el déficit en el sistema de comunicación, que impidió un mayor conocimiento del trabajo de “CxC” y la necesidad de que madure la labor y se perciban sus resultados.

En el acápite Financiamiento se desglosa el  estado de cuentas de lo recibido, desglosado con cifras de gastos de salarios, de comunicaciones, mantenimiento de sede y otros, que convierte este informe trianual de CxC en transgresor de lo tradicional y  también cuando reconoce: “Las demás organizaciones o grupos prodemocráticos dentro de la isla temen trabajar en cooperación, pues presienten que serán absorbidos, y además sus estructuras son por lo general verticales, y están dirigidas por caudillos mesiánicos”.

CxC va aún más lejos, cuando amonesta a “las organizaciones establecidas en el extranjero, que aspiran a favorecer la participación social y electoral, lo hacen, descontando excepciones, a través de imponer su visión y agenda de trabajo, y para ello colaboran con líderes que son manipulables a través de dadivas financieras, viajes al exterior, u otras prebendas”.

Se menciona en el informe la colaboración de los medios Primavera Digital y el sistema Martí Noticias, que permitió casi cada semana presentar la visión de CxC a la gente, y consideran imperioso reconocer el trabajo de los periodistas Yusimi Rodríguez, Ana Torricella y Juan González Febles.

El creador y secretario ejecutivo de “Candidatos por el Cambio”, Julio Aleaga Pesant,  terminó su periodo de mandato con este informe y le entregó el cargo a Juan Moreno, que en lo adelante llevará el programa destinado a su fin primigenio: “Lograr delegados pro democráticos en las circunscripciones del Poder Popular,  que inicien el  largo y tortuoso camino hacia la asamblea nacional”.

En cambio, en la realidad,  ni las estrategias, ni las tácticas, ni el plan Director, ni los esfuerzos semana a semana por llegar a la población, ni el presupuesto, lograron romper el cerco tendido alrededor del electorado, muchas veces un cerco no físico, sino estructural, legal, sistémico y popular.

Pero tampoco lo consiguieron ninguno de los otros proyectos que al igual que CxC, seguían la táctica de llegar a los comicios y que también utilizaron estrategias, tácticas, planes y presupuestos, y no consiguieron ni un solo delegado, la verdadera tarea pendiente para estas  plataformas pro democráticas que han escogido la vía de las urnas como la manera de cambiar el país.

Conceptos relacionados