La oposición cubana otra vez en la estacada

Federica Mogherini no se dignó ni a un solo encuentro con representantes de la sociedad civil, ni con  dirigentes de los grupos opositores cubanos durante su visita a La Habana.

Por Yunia Figueredo/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, realizó recientemente una visita oficial a Cuba, la primera tras la entrada en vigor del acuerdo de diálogo político y cooperación entre la Unión Europea y la isla.

Durante su estancia en La Habana, la Mogherini mantuvo conversaciones oficiales con el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez y con personalidades del entorno político comunista, pero no se dignó a un solo encuentro con representantes de la sociedad civil, ni con  dirigentes de los grupos opositores, dejando claro el desinterés de la parte que representa, de contar con la disidencia como partícipe de una transición a una democracia en la mayor de las Antillas.

Mogherini saluda a Esteban Lazo durante su encuentro en La Habana.

La alta representante de la UE para política exterior también sostuvo un encuentro con el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esteban Lazo, y dictó  una conferencia: “La Unión Europea y América Latina”, en el colegio San Gerónimo, enclavado en La Habana Vieja.

Su visita a un centro para adolescentes financiado con la cooperación europea, el respaldo del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la oficina del historiador de La Habana, marcó tal vez el minuto cumbre de su visita, al sellar el estilo y el rumbo que tomarán en lo adelante las relaciones UE y Cuba.

La alta funcionaria ya estuvo en La Habana en marzo del 2016, para impulsar el diálogo político entre la UE y Cuba,  único país latinoamericano que no contaba con un marco legal para regular sus relaciones con la UE.

Su firma en diciembre del 2016 junto al canciller Rodríguez, puso punto final a la “posición común”, que vinculaba la democratización y el respeto a los derechos humanos en el país.

En este viaje los días 3 y 4 de enero, los líderes de grupos políticos de la oposición, líderes de asociaciones y de plataformas pro democráticas, vieron como la Mogherini les pasaba por delante sin siquiera mirarlos, un claro mensaje de lo que vendrá después.

Una de las líderes de la oposición, la economista Marta Beatriz Roque Cabello, comenta este hecho con acritud en un reciente artículo. Y le añado: “La Unión Europea ha dejado a la oposición pacífica y pro democrática en la estacada”.

Como también los dejó en la estacada otra mujer hace poco: La relatora especial para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, la Sra. María Gracia Gianmarinaro, cuando en su reciente visita a Cuba, solo hizo leves señalamientos al gobierno, sin profundizar sobre temas medulares que necesitan ser inspeccionados por parte de la ONU, como que en Cuba no existe la libertad de expresión, de asociación y de prensa, ni la posibilidad de formar un sindicato independiente, y los que intentan fundarlos en algunos casos son encarcelados y en todas las veces hostigados y reprimidos.

Que tampoco está permitido en Cuba el derecho a la huelga, ni son permitidos los convenios colectivos entre los trabajadores y la administración, y que en Cuba existe un sindicato único, que responde a los intereses de un partido único, en el poder, que a la vez es la administración de los centros laborales.

Que a los profesionales cubanos en misiones en otros países, el Estado le descuenta el 80% de su salario y son vigilados, le retienen sus pasaportes para que no deserten y  sus condiciones de vida son miserables.

Dos mujeres, una alta representante de la Unión Europea, la doctora Mogherini, otra, la relatora especial para los derechos humanos de la ONU, la señora García,  afirman el orden democrático en la isla en sus visitas, mientras que ceñidos a sus proyectos,  sin locomoción ni autonomía y vueltos puras reliquias, aquellos jefes de grupos, censurados, hostigados, encarcelados y reprimidos, que hicieron historia en la lucha prodemocrática, al final no será tenidos en cuenta, cuando el cambio hacia la democracia llegue a Cuba finalmente.

Grupos opositores cubanos reunidos en La Habana en el 2015.

Conceptos relacionados