¿Raúl se va?… ¡No, Raúl no se va!

Los cubanos suelen repetir alusiones a la próxima retirada del General-Presidente

Por Mario Hechavarria Driggs/ HABLEMOS  PRESS.

LA HABANA.- Comentarios callejeros, opiniones periodísticas, intercambios en la red, el tema recurrente apunta hacia el actual mandatario de Cuba.

Al menos de palabra la gente suele repetir alusiones a la próxima retirada del General-Presidente, Raúl Alejandro Castro Ruz mientras contradictoriamente la Asamblea Nacional del Poder Popular prorrogó su mandato hasta el mes de abril del 2018.

Al opinar sobre la excusa que justifica la extensión de los poderes ejecutivos, se alude a los cuantiosos daños aún no reparados que dejó el huracán Irma.

Roberto Urgellés, caricaturista callejero, habitual en la Peña Deportiva del Parque Central se cuestiona: “Esto huele a peligro. Acaso los que asuman después de Raúl no tendrán que enfrentar catástrofes naturales. Con semejante precedente, en cualquier momento el hombre sale de su voluntario retiro para enfrentar cualquier eventualidad”.

Sin pesar bien el significado de sus palabras, una mayoría coincide al repetir “Raúl se va” y  de paso, se vislumbra en el horizonte político al “elegido” el señor Miguel Díaz Canel en calidad de sucesor. Sin embargo, una minoría avispada suele cuestionarse el hecho.

“En todo caso cederá algunos cargos ejecutivos, porque el poder efectivo radica en el Partido Comunista del cual Raúl es su Primer Secretario”, dice Luisa Valdivia, profesora de español  en   la  Facultad para   Trabajadores,  “Concepción Arenal”  del municipio La Habana Vieja.

Víctor Valdez Molina, dependiente gastronómico, cafetería Viñales, afirma que “el  próximo presidente será el General Alejandro Castro Espín”, hijo predilecto de Raúl y máximo responsable de la seguridad en  este  país. 

“No creo que los generales de las FAR, (Fuerzas Armadas) y del   MININT (Ministerio del Interior), acepten a un civil de presidente”, asegura Valdez.

Detallando los desafíos que se avizoran, el periodista Fernando Rasverg escribió: El escenario en el cual actuará el nuevo mandatario es el de una nación que está a medio cruzar el río, con las reformas casi paralizadas e incluso dando algunos pasos atrás, supuestamente con el fin de estudiar la mejor ruta hacia la otra orilla. En particular, el nuevo mandatario enfrentará “difíciles retos como la dualidad monetaria y sus múltiples tasas cambiarias o el estancamiento del sector privado, con el cuentapropismo que no crece, las cooperativas con el freno de mano puesto y las PYMES—pequeñas y medianas empresas de gestión privada— en el olvido.”

Definitivamente para Cuba, el General-Presidente Raúl Alejandro Castro Ruz se quedará  detrás del telón en su papel de vigilante supremo.  El  nuevo representante del poder estatal deberá caracterizarse por un oído muy fino, para soportar los “sabios consejos” de un poder tras del trono.

Conceptos relacionados