“Compadre, ETECSA puso los correos electrónicos por la libreta de racionamiento”, dice un cubano ante la multitud

Manolo es uno de esos pocos ancianos en la isla que está familiarizado con la tecnología

Por Vladimir Turró/ HABLEMOS PRESS.

La Habana.- Agitado por la caminata y la intensa brisa que apenas lo dejaba avanzar, logró llegar al Centro Multi-servicios de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA), en los bajos del edificio Focsa, de la céntrica zona del Vedado. Tras percibir la enorme cola, Manolo (nombre cambiado para evitar represión del gobierno) presiona con ambas manos su cabeza, mientras pregunta por la última persona en aquella interminable fila.

Tiene 70 años de edad. Me comenta que llevaba horas buscando un tele-punto para contratar el servicio de correo electrónico de nauta y configurársela en su teléfono móvil. Necesitaba tener comunicación con su hermana, radicada en los Estados Unidos, sin tener que salir de casa.

“Puedes creer que he visitado más de tres centros igual a este y no están trabajando por falta de conexión, ¡la única empresa telefónica del país y no tiene conexión! eso es para reírse, o bueno, más bien para llorar’’, dijo.

Me cuenta que ha viajado varias veces a los Estados Unidos, invitado por su hermana, exiliada hace algunos años en ese país.

“Esa sí que no quiere saber de esto. Dice que no viene ni de visita, y créeme que la comprendo porque si ella viene creo que la meten presa, y más si se tiene que disparar una cola como esta para tener un correo electrónico, muchacho, ahí sí que coge candela La Habana”, expresa mientras suelta una carcajada.

Hasta la fecha dice que mantenía comunicación con ella a través de una cuenta de correo de Gmail. “Me la hice en la yuma (EE.UU), que por supuesto fue gratis; compadre pero que va, los pies ya no me dan para estar yendo todos los días hasta el parque donde está la Wifi, son muchas cuadras las que tengo que caminar para conectarme y abrir mi correo, ya yo estoy muy viejo para eso”, relató.

Manolo es uno de esos pocos ancianos en la isla que está familiarizado con la tecnología. Asegura que desde que comenzó a visitar a su hermana en los EE.UU, ella le enseñó todo con respecto al Internet. Entre un cuento y otro fue pasando el tiempo y finalmente le llegó su turno en la cola. Bamboleándose subió aquellas empinadas escaleras hasta que logró llegar a la cima. Unos minutos después, Manolo aparece nuevamente en la puerta de salida: “Compadre, ETECSA puso los correos electrónicos por la libreta de racionamiento”, exclama en alta voz, mientras suelta una carcajada irónica.

“Tú que estás joven trata de irte de este país que esto cada día va más para atrás. Esta gente (el gobierno) lo quieren controlar todo, aquí no hay futuro para ustedes los jóvenes”, me aseguró.

Meses atrás Manolo había contratado con su carnet de identidad una cuenta de correo nauta para su nieta, la cual es menor de edad y Etecsa no provee este servicio a menores.

Al intentar registrarse una cuenta con la misma identificación, a Manolo le fue negada la posibilidad de contratar una nueva cuenta.

Según una funcionaria de la Empresa Estatal de Telecomunicaciones de Cuba lo que está establecido es que cada ciudadano solo puede disponer de una cuenta de correo a su nombre.

“Tanto las cuentas fijas de acceso internet, como las de correo electrónico, son limitadas a una por persona, y para solicitarlas debe ser a través de su documento de identificación, ya que deben registrarse en el contrato todos los datos personales del solicitante, desde su dirección, hasta su número de identidad”, dijo una funcionaria.

Conceptos relacionados