Informe de la Corriente Martiana

Institución de la sociedad civil no reconocida oficialmente en Cuba, al Examen Periódico Universal, Ginebra, abril- mayo 2018

6 de Septiembre de 2017

Original: Español

CONSEJO DE DERECHOS HUMANOS

Grupo de Trabajo sobre el Examen Periódico Universal

Tercer ciclo, 30ma. Sesión

Ginebra, abril – mayo 2018

INFORME PRESENTADO DE CONFORMIDAD CON EL PÁRRAFO 15 A) ANEXO A LA RESOLUCIÓN 5/1 DEL CONSEJO DE DERECHOS HUMANOS

*Cuba

 

  1. Desde la ley, la institucionalidad y las prácticas sociales, en Cuba no son garantizados, respetados, hechos efectivos ni promovidos los deberes y derechos establecidos por la Resolución aprobada por la Asamblea General de la ONU 53/144 sobre los defensores de derechos humanos.

 

  1. Son considerados como actos hostiles contra el Estado, contrarrevolución o “juego al enemigo” todo intento, individual y colectivo, de “promover y procurar la protección y realización de los derechos humanos y las libertades fundamentales en los planos nacional e internacional” como dispone al artículo 1 de dicha Resolución 53/144.

 

  1. Lejos de proteger, promover y hacer efectivos todos los derechos humanos y las libertades fundamentales como demanda el artículo 2.1 de dicha Resolución, los defensores sufren marginación social, campañas de descrédito por los medios, todos en manos del Estado, vigilancia, control permanente y represión por los órganos de la seguridad del Estado e injustas condenas, frecuentemente enmascaradas con la imputación de falsos delitos comunes.

 

  1. Por lo anterior, no existen “las medidas legislativas, administrativas y de otra índole que sean necesarias para asegurar que los derechos y libertades a que se hace referencia en la presente Declaración estén efectivamente garantizados” como pide al artículo 2.2 de la Resolución sobre los defensores.

 

  1. El artículo 3 no se satisface debido a que el carácter sistemático e institucionalizado de las violaciones de los Derechos Humanos en Cuba es condicionado porque desde sus instituciones fundamentales, el contenido de sus leyes y la interpretación que le dan los órganos judiciales, el sistema cubano está organizado sobre la base de la supremacía del Estado por encima de los derechos humanos básicos y frecuentemente los vulnera en nombre de intereses propios del gobierno, por lo que no hay concordancia del derecho interno con la Carta de las Naciones Unidas y otras obligaciones internacionales del Estado en la esfera de los derechos humanos y las libertades fundamentales, en particular en nuestro caso con la Resolución 53/144.

    6. Son impedidos el ejercicio de los derechos especificados en el artículo 5 de la Resolución sobre los Defensores por medio de arrestos y detenciones arbitrarias, amenazas e intimidación e incluso el uso de la fuerza desmedida por agentes de las fuerzas represivas así como con actos que califican dentro de la definición de tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes como es el caso de los Mítines de Repudio y las acciones de las Brigadas de Respuesta Rápida.

  2. En lo anterior se incluyen violaciones del artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos al impedir viajar a terceros países o en el interior de la isla a defensores para comunicarse con organizaciones no gubernamentales e intergubernamentales, a pesar de tener su documentación en regla y no pesar sobre ellos sanción penal alguna que les limite sus derechos.
  3. El ejercicio de los derechos refrendados en el artículo 6 de la Resolución 53/144 sobre opiniones, información y conocimientos relativos a todos los derechos humanos y las libertades fundamentales se impiden como ilustran las campañas de descrédito, la ocupación de materiales informativos y educativos, las amenazas, las limitaciones de movimiento y los arrestos y detenciones arbitrarias a los profesores e instructores de la Cátedra de Derechos Humanos Profesores Ernesto Dihigo y Guy Pérez que continuamente comunicamos a los Procedimientos Especiales de Naciones Unidas amparados y bajo las normas y procedimientos establecidos en la Resolución 1503 de Naciones Unidas.
  4. Han sido desestimadas todas las denuncias ante las instituciones que indica procedentes el artículo 9 de la Resolución sobre los defensores (53/144). Se ha impedido a defensores de derechos humanos la asistencia a los juicios efectuados contra colegas y muchos han sido condenados por delitos comunes imputados como enmascaramiento del hecho real de ser castigados por su condición de luchadores pro democracia y vigencia de los derechos humanos.

  5. No existe protección alguna por las autoridades competentes como establece al artículo 12 “frente a toda violencia, amenaza, represalia, discriminación, negativa de hecho o de derecho, presión o cualquier otra acción arbitraria resultante del ejercicio legítimo de los derechos mencionados en la presente Declaración” incluidos “actos de violencia perpetrados por grupos o particulares que afecten el disfrute de los derechos humanos y las libertades fundamentales”.

  6. El decomiso de los “recursos con el objeto expreso de promover y proteger, por medios pacíficos, los derechos humanos y las libertades fundamentales, en concordancia con el artículo 3” de la Declaración 53/144 viola flagrantemente lo dispuesto en el artículo 13 de la misma. Se califica como “mercenarios” a los que solicitan, reciben y utilizan recursos para dichos fines.
  7. No es garantizado ni protegido por el Estado cubano los recomendado en el punto 2.3 del artículo 14 de la Resolución sobre los defensores al impedir “la creación y el desarrollo de otras instituciones nacionales independientes destinadas a la promoción y la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en todo el territorio sometido a su jurisdicción, como, por ejemplo, mediadores, comisiones de derechos humanos o cualquier otro tipo de instituciones nacionales”.

 

  1. Las limitaciones a los defensores de derechos humanos y las libertades fundamentales en Cuba van más allá de las previstas en el artículo 17 acerca de “las que se impongan de conformidad con las obligaciones y compromisos internacionales aplicables y determine la ley, con el solo objeto de garantizar el debido reconocimiento y respeto de los derechos y libertades ajenos y responder a las justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general de una sociedad democrática” y se determinan por la injerencia de criterios ideológicos y político partidistas en todo el tejido de la vida social.

 

  1. Ante tal contexto, sugerimos que el gobierno cubano:

 

  1. a) Complete el proceso de adhesión a los Pactos Internacionales de derechos civiles y políticos, los protocolos facultativos a el asociados así como al de derechos económicos, sociales y culturales.

 

  1. b) Ajuste las leyes, la institucionalidad y las prácticas sociales a lo demandado por la Resolución 53/144 Sobre el derecho y el deber de los individuos, los grupos y las instituciones de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales universalmente aceptadas.


Dado en Cabañas, municipio Mariel, provincia Artemisa, Cuba, el 1ero. de septiembre de 2017.

Conceptos relacionados