Carreras de autos en Cuba: un negocio ilegal casi perfecto

Uno de los riesgos que enfrentan

Uno de los riesgos que enfrentan los aficionados cuando los atrapa la policía es el decomiso de los autos

Por Vladimir Turró/ HABLEMOS PRESS

LA HABANA.- Las carreras de autos, ilegales para las autoridades en Cuba, habían desaparecido en los dos últimos años, fundamentalmente en la capital cubana.

Las causas principales de su extinción fueron los intensos operativos desatados por la policía nacional contra este tipo de eventos que en el pasado se realizaban, a altas horas de la madrugada en las cercanías del puente del Calvario, en el municipio Arroyo Naranjo, punto de encuentro de los corredores.

Para muchos aficionados el regreso de estas prácticas desde comienzo de año, que se realizan ahora en diferentes puntos de las provincias La Habana, Artemisa y Mayabeque, a plena luz del día, es la ocasión perfecta para compartir los fines de semanas, en vista de que no existen muchos lugares donde los jóvenes puedan salir a divertirse, y, además, ganarse algún dinero extra.

El encuentro por lo general se realiza en lugares apartados

El encuentro por lo general se realiza en lugares apartados, donde sus participantes tratan de alardear y hacer ver que sus autos son los mejores y más rápidos, para lo cual preparan sus motores como si fueran autos de carreras profesionales.

El Ruso, como comúnmente se le conoce a uno de los mejores corredores de autos, y quien no quiso se diera a conocer su nombre, explica que cada carrera podría ser la felicidad para algunos y una desgracia para otros según lo que apuesten.

“Aquí hay quien se juega casas, carros, prendas de oro valoradas en miles de dólares, incluso, se juegan hasta la mujer, dependiendo de su apariencia física… Mira, por solo ponerte un ejemplo, yo perdí la semana pasada un carro moderno que costaba alrededor de 35 000 CUC, pero, sin embargo, acabo de ganarme uno mejor, este negocio es así”, señala.

Las apuestas son depositadas a un joven conocido como El Fantasma, al que todo el mundo respeta por su afamado historial en prisiones. Este personaje es el encargado de recibir todos los artículos de valor que sean depositados en las apuestas, posteriormente se los entrega al ganador, quien le deja un por ciento del botín alcanzado.

Alejandro, un asiduo participante, que no quiso revelar su apellido, declara que en estas carreras él se ha hecho de muchos artículos de valor, “gracias al negocio de prestamista” que tiene montado en el lugar.

“¿Ves este teléfono Samsung Galaxy S7 que tengo?, esto vale ahora mismo alrededor de 600 CUC, ¿sabes en cuanto lo cogí aquí?, en 100, este es el negocio perfecto, pero también tiene sus riesgos, porque cuando viene la policía, hay que correr de verdad”, explicó.

El encuentro por lo general se realiza en lugares apartadosDLas apuestas son depositadas a un joven conocido como El Fantasmaada la alta persecución de la policía que enfrentan los participantes  estos eventos, cada fin de semana los mismos cambian el punto de encuentro para que las autoridades le pierdan la pista.

Otro de los participantes refiere, bajo condición de anonimato, que el mayor riesgo que enfrentan cuando los atrapa la policía es el decomiso instantáneo de los autos.

“No podemos dejarnos atrapar bajo ningún concepto, porque perdemos el carro’’.

Conceptos relacionados