El régimen de Castro continúa la represión contra Esteves

El activista espera celebración de juicio bajo medida cautelar de  prisión domiciliar

Por Carlos Michael Morales Rodríguez/ HABLEMOS PRESS.

VILLA CLARA.- Rafael González Esteves, activista de derechos humanos ha estado sujeto a una constante represión por parte de agentes del Departamento de la Seguridad del Estado y la Policía Nacional cubana.

La represión se agudizó desde el mes de marzo de 2016 y ha perdurado hasta la actualidad.

Esteves se desempeñaba como trabajador por cuenta propia. Desde el mes antes citado fue acusado de un supuesto delito de Corrupción de Menores “solo porque dos adolescentes acompañadas de uno de mis clientes consumieron en mi paladar unas cinco cervezas por espacio de 30 minutos”.

“Veinte y cuatro horas después de esta acusación me impusieron una multa de 700 pesos en moneda nacional (MN) así como me suspendieron la licencia de cuentapropista por lo que tuve que cerrar su negocio”, señala.

Según el activista, un mes después le aprobaron una nueva licencia para una cafetería y el pasado mes de marzo también le retiraron el permiso de trabajador por cuenta propia.

En Enero, a Esteves le realizaron una vista oral. Alega que “hubo varias irregularidades una de ellas fue que el abogado que había contratado se negó a defenderme por mi condición política. Y la otra fue que una de las adolescentes cambió completamente la declaración puesto que ella había señalado inicialmente era 100% coincidentes conmigo y por ende lo exoneraba de toda culpabilidad. Debido a este cambio de declaración el juicio fue suspendido y ahora espero la  celebración del mismo bajo la medida cautelar de  prisión domiciliar”.

Ante este accionar Esteves señala: “Las declaraciones que unas de las acusadas de prostitución hizo al inicio de su caso eran coincidente con las mías y ambos expusimos separados por completo, pues las menores estaban detenidas, y de esta forma se mostraba mi inocencia. El hecho de ella cambiara todo en el momento del juicio inculpándome es una muestra bien clara de que la mano de agentes la Seguridad del Estado están detrás de todo esto para encarcelarme debido a mi labor como defensor de los derechos humanos”.

El activista tiene 42 años de edad y padece de una enfermedad ósea, crónica  y degenerativa nombrada Espondilitis Anquilosante. Es miembro del Movimiento Cubano Reflexión.

Este activista reside en calle 20 No. 2515 entre 27 y 29, poblado Caibarién de la provincia Villa Clara.

Conceptos relacionados