Las cartas que Raúl Castro se ha negado a responder

Incitan al pueblo sobre falsos culpables de inflación II Parte

 

HABLEMOS PRESS

 

LA HABANA.- Hace 8 años un grupo de la sociedad civil cubana presento un petitorio al general presidente Raúl Castro Ruz, hasta ahora no han recibido respuesta, a pesar de que fueron entregadas a sus asesores en las oficinas del Consejo de Estado. Una segunda carta fue presentada en enero de este año con iguales propósitos.

 

Promotores de la Corriente Martiana lleva más de 20 años presentando informes y quejan a diferentes organismos dentro de Cuba y tampoco a recibidos respuesta.

 

Pero vea ¿Porque Raúl Castro y sus asesores no responden estas cartas?

¿Cuál será el temor de Raúl Castro a responder estas cartas y aplicar lo que se le pide?

 

 

 

Texto integro de la carta del:

 

10 de Enero de 2017

 

General de Ejército Raúl Castro Ruz.

Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros

de la República de Cuba.

 

“Base amplia en que quepan todas las reformas útiles, no

convicción de una infalibilidad imposible en los sucesos

de lo humano:- esto afirma y constituye un buen gobierno”

 

José Martí (1)

General,

 

Aun recuerdo cuando Fidel Castro Ruz aseguró que la revolución cubana debía ser “de los humildes, por los humildes y para los humildes”.

 

A más de medio siglo de esta aseveración vemos que no son los humildes los que pueden vender y comprar casas o autos, ni viajar al exterior, ni practicar el autoempleo o montar microempresas y en muchos casos ni siquiera disfrutar de los productos y servicios ofertados por estas últimas.

 

No criticamos la restitución de derechos que estuvieron conculcados por décadas, solo hacemos notar que no benefician a la mayoría de la población directamente, a los humildes.

 

Incluso no parecen hacerlo indirectamente pues desde su legalización empeora la infraestructura del país, aumentan las disfuncionalidades de los sistemas de salud, educación y la seguridad social, proclamados como triunfos del socialismo o la revolución indistintamente.

 

Este empeoramiento se ha incrementado incluso después del “restablecimiento de relaciones”· entre los gobiernos de Cuba y el de los EU, lo que hace pensar que no son causas externas, sola ni preferentemente, las que provocan las disfuncionalidades señaladas.

 

Ante esta situación, reitero las propuestas ciudadanas presentadas entre el 31 de julio y el 1ero. de agosto de 2008 respectivamente, al Consejo de Estado, al Consejo de Ministros y a la Asamblea Nacional del Poder Popular de la República de Cuba bajo el título de POR UNA CUBA MARTIANA y que tienen su fundamento en:

 

– El ideario de los Padres Fundadores de nuestra nacionalidad.

– Las ideas y anhelos de la Generación del Centenario.

– La normativa internacional de los derechos humanos.

 

En síntesis, las propuestas son:

 

1.- AGRICULTURA Y ALIMENTACION.-

 

Entrega de TIERRAS EN PROPIEDAD a quienes se decidan a hacerla producir y no en usufructo como ahora se hace, unida a la REINSTAURACIÓN DEL MERCADO LIBRE CAMPESINO. Solo esto permitirá disponer de alimentos abundantes a precios asequibles para todos. Lo primero fue prometido por Fidel Castro en La Historia me Absolverá.y lo segundo piloteado en el país en 1980, y eliminado a su propuesta, antes de que el volumen de lo producido dejara actuar la ley de oferta y demanda que traería la caída de los precios.

 

2.- VIVIENDA.

 

AJUSTAR LOS PRECIOS DE LOS MATERIALES Y MEDIOS DE CONSTRUCCIÓN A LOS SALARIOS así como detener la exportación de los mismos mientras su demanda supere la oferta en el interior del país. Permitir la inversión extranjera y de nacionales en este sector y construir zonas residenciales para la venta de lotes con fines constructivos y donaciones a los necesitados, corriendo los gastos de las últimas a partir de los impuestos a las ganancias de las ventas a los primeros.

3.-  TRANSPORTE PÚBLICO DE PASAJEROS.

 

En una primera fase, crear los marcos legales e institucionales para posibilitar LA VENTA O DONACIONES DE ÓMNIBUS QUE SUSTITUYAN LOS ACTUALES CAMIONES Y CAMIONETAS ahora utilizados por particulares para estos fines.

 

En una segunda fase, posibilitar la creación de COOPERATIVAS DE ÓMNIBUS INDEPENDIENTES DEL CONTROL ESTATAL que fue una experiencia exitosa en nuestra nación hasta entrados los años sesenta y brindaba mayor seguridad, confort y precios asequibles a los pasajeros.

 

4.-AUTOEMPLEO Y MICROEMPRESAS. MERCADO INFORMAL Y DELITOS_ECONÓMICOS.

 

FOMENTAR Y APOYAR EL AUTOEMPLEO, LAS MICRO Y PEQUEÑAS EMPRESAS Y ESTABLECER MERCADOS MAYORISTAS INDEPENDIENTES DEL ESTADO UNIDO A PERMITIR LAS IMPORTACIONES Y RECEPCIÓN DE DONACIONES, harían crecer la riqueza nacional, disminuir el mercado informal – cuya demanda sería satisfecha por los primeros – así como la corrupción, el robo y otras lacras asociadas a este último. El beneficio en el aspecto moral, aunque fuera el único, hace que valga la pena atender debidamente a lo propuesto.

 

Un efecto colateral de estas medidas sería la disminución de muchos de los hoy considerados delitos económicos y del caldo de cultivo de los mismos y el aumento del poder adquisitivo de los salarios.

 

5.- EDUCACIÓN

 

La consideración de los MÉRITOS ACADÉMICOS, EN LUGAR DE LOS  IDEOLÓGICOS Y LOS POLÍTICOS, es necesaria para que se reconozca a los socialmente más valiosos y no a los más valiosos para un sector de la sociedad.

 

Las ESCUELAS ATENDIDAS POR RELIGIOSOS O FRATERNIDADES son necesarias para satisfacer lo demandado por la normativa internacional sobre el derecho preferente de los padres a escoger el tipo de educación deseada para sus hijos y, junto a ello, liberar recursos del presupuesto nacional que puedan destinarse a otros servicios públicos, como sugirió Fidel Castro en su entrevista con Frei Betto titulada“Cien horas con Fidel”.

 

6.- DERECHOS DE LOS TRABAJADORES

 

Se deben reconocer los SINDICATOS DE TRABAJADORES Y OTRAS INSTITUCIONES PROFESIONALES INDEPENDIENTES según los derechos refrendados por la normativa internacional de derechos humanos. (Artículos 20-1 y 23-4 de la DUDH, así como del  artículo 8  del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales).

 

Los CONVENIOS COLECTIVOS DE TRABAJO deben contener las propuestas de los trabajadores inherentes a sus propios intereses sin que medie coacción de tipo alguno.

 

Debe permitirse la LIBRE CONTRATACIÓN EN EL INTERIOR Y EL EXTERIOR DEL PAÍS y eliminar los condicionamientos y exigencias políticas en todos los casos de contrato laboral.

 

Las CONDICIONES DE TRABAJO, así como la remuneración a los trabajadores, DEBEN RESULTAR SATISFACTORIAS Y EQUITATIVAS para que así brinden la posibilidad real de disfrutar de “… un nivel de vida adecuado…” según es demandado por los artículos 23-3 y 25 de la DUDH, así como los  6, 7 y 11  del Pacto Internacional de Derecho Económicos, Sociales y Culturales.

 

Todo esto está contemplado en las normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de la cual Cuba es Estado Miembro y contribuirían a disminuir el número de cubanos que van a buscar fuera lo que no se les brinda en su propio país.

 

7.- NO A LA EXCESIVA CENTRALIZACIÓN.

 

La concentración de las atribuciones constituyentes, legislativas, ejecutivas y judiciales en la Asamblea Nacional del Poder Popular no corresponden en modo alguno a un sistema republicano de gobierno, ni es en lo absoluto democrático al excluir toda posibilidad de participación popular real en las decisiones sobre las vidas individuales y la social por constituir una forma de gobierno excesivamente centralizado, unívoco y autoritariamente determinante de las vidas y actos de los ciudadanos, so pena de marginación social y represión a todo disidente. Advirtió Martí que la unanimidad es imposible en los sucesos de lo humano.

 

DEBE PROCEDERSE A UNA DESCENTRALIZACIÓN QUE PONGA EL PODER EN MANOS DE LOS ELECTORES DE MANERA REAL Y EFECTIVA COMO CORRESPONDE AL ASPECTO PARTICIPATIVO DE UNA DEMOCRACIA LEGÍTIMA.

 

8.- CONSTITUCIÓN Y PODERES

 

Preferenciar desmedida e impositivamente esta o aquella doctrina extranjera en el diseño nacional es negar, de jure y de facto,  el ideario de José Martí, que dice la letra en su Preámbulo, es base de nuestra Constitución.

 

El carácter de “fuerza dirigente de la sociedad” asumido por el PCC en el artículo 5 de la Constitución, viola  los artículos 2.1, el 3 y el 18  del pacto internacional de derechos civiles y políticos al ser coartadas las libertades de pensamiento y conciencia con la imposición de la ideología marxista-leninista como oficial y como referente en la formación de las nuevas generaciones por el sistema educativo, así como los artículos 19, 21, 22 y 25 de dicho pacto.

 

EN SU LUGAR, LA CONSTITUCIÓN DEBE CONTEMPLAR LA NORMATIVA INTERNACIONAL DE DERECHOS HUMANOS COMO JERÁRQUICAMENTE SUPERIOR A ELLA Y SUS ENUNCIADOS COMO COMPLEMENTARIOS DE LOS DERECHOS Y GARANTÍAS RECONOCIDOS EN ELLA, LO QUE SI CORRESPONDE AL IDEARIO MARTIANO EN REALIDAD Y NO EN SU INTERPRETACIÓN  SESGADA.

 

Por otro lado,  la Asamblea Nacional del Poder Popular se nutre de funcionarios y de las directivas elaboradas en el seno del Partido Comunista de Cuba. ¿Cómo se garantiza entonces la participación de todos los ciudadanos, no comunistas o no incondicionales al gobierno de su país, como se estipula que debe ser en el artículo 21 de la DUDH y en el 25 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos?

 

Se repite en nuestra historia la inobservancia de este ¨…principio elemental de derecho público…¨ (Fidel Castro en La Historia me Absolverá”) al fundir los poderes en un único centro, esta vez, por quienes arguyeron tal violación como razón crítica que justificara su actuar violento en contra de los poderes espurios establecidos antes de 1959.

 

9.- JUSTICIA Y LEGALIDAD

 

La inexistencia de un real ordenamiento republicano en Cuba se hace evidente también con la ausencia de un poder judicial independiente e imparcial, capaz de garantizar el pleno disfrute de los derechos de los ciudadanos frente al desmedido predominio del poder del Estado.

 

“Considerando que la Declaración Universal de Derechos Humanos consagra concretamente el principio de igualdad ante la ley, el derecho de toda persona a que se presuma su inocencia y el de ser oída públicamente y con justicia por un tribunal competente, independiente e imparcial establecido por la ley”, SE DEBE ESTABLECER LA SEPARACIÓN DEL PODER JUDICIAL DE CONFORMIDAD CON LO DEMANDADO POR LOS “PRINCIPIOS BÁSICOS RELATIVOS A LA INDEPENDENCIA DE LA JUDICATURA” DE NACIONES UNIDAS.(2)

 

10.- “NO MÁS PRESOS POLÍTICOS NI MÁS EXILIADOS…”

 

El Comité de Familiares Pro Amnistía de Presos Políticos (inscrito en el registro de asociaciones del Gobierno Provincial en 1953) fue establecido a favor de los asaltantes a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes y otros actos contra el gobierno de entonces.

 

Dicho Comité circuló una tarjeta en que proclamaba su anhelo, aun no logrado, de:

 

¡NO MAS PRESOS POLÍTICOS NI MAS EXILIADOS EN LA

TIERRA DE  MARTÍ Y DEL GENERAL ANTONIO MACEO!(3)

 

En consecuencia con ello debe:

 

* SER  PROMULGADA UNA LEY DE AMNISTÍA PARA TODOS AQUELLOS CIUDADANOS QUE CUMPLEN  CONDENAS POR CAUSAS ASOCIADAS A POSTURAS DISIDENTES Y OPOSITORAS AL ACTUAL SISTEMA Y SU GOBIERNO,

 

* CESAR LAS PROHIBICIONES DE VISITAS TEMPORALES O REGRESOS PARA ESTABLECERSE DEFINITIVAMENTE EN LA ISLA A AQUELLOS CUBANOS QUE HAYAN SALIDO DE LA MISMA, INDEPENDIENTEMENTE DE LAS RAZONES QUE LOS LLEVARON A ELLA.

 

Aunque no contemplado en el referido documento petitorio en 2008, otro tema que muchos cubanos se cuestionan es el referido a los altos salarios y beneficios que se brindan a miembros de las fuerzas armadas y el ministerio del interior durante su servicio activo y en su jubilación.

 

Si el ejercito es realmente el “pueblo uniformado” ¿qué puede justificar estas abismales diferencias entre los insuficientes salarios y jubilaciones de los trabajadores y el de los oficiales y miembros de estos cuerpos?

¿No es por vocación y convicción que ingresan en los mismos? ¿Para qué entonces diferenciarlos con costosas preferencias mientras que los que producen riquezas no acceden a ellas?.

 

REDUCIR SUS SALARIOS Y BENEFICIOS ADICIONALES PERMITIRÍA REDISTRIBUIRLOS ENTRE LOS TRABAJADORES EN GENERAL Y QUIZÁS CON CIERTA PREFERENCIA A LOS DE LOS SECTORES DE LA SALUD, LA EDUCACIÓN E INCREMENTAR LAS JUBILACIONES Y EXTENDER E INCREMENTAR BENEFICIOS A LOS ASISTIDOS POR LA SEGURIDAD SOCIAL.

 

Información más detallada sobre cada una de las propuestas contenidas en Por una Cuba Martiana puede ser vista en la Web: www.corrientemartianacuba.org en el documento de igual nombre que muestra los acuses de recibo en su primera página.

 

Aunque no son su opinión exclusiva, las propuestas presentadas en 2008 a instituciones cubanas, y ahora a Usted, tienen el pie de firma del ciudadano Moisés Leonardo Rodríguez Valdés, localizable en Ave, 45 No. 2410 entre 24 y 26, Cabañas, municipio Mariel, provincia Artemisa.

E mails: corrientemartiana2004@gmail.com     moises47@nauta.cu      @cubamartiana

 

Web: www.corrientemartianacuba.org

 

Sin más, quedo de Ud.,

 

Sinceramente,

 

 

Moisés Leonardo Rodríguez Valdés

Ciudadano cubano

 

Referencias:

(1) Martí, José   Obras completas  Tomo 6      pagina 241        Editorial de Ciencias Sociales, Habana,1975

(2) UN   Principios Básicos Relativos a la Independencia de la Judicatura   Confirmados por la Asamblea general de

UN en sus resoluciones 40/32 de 29-11-85

y 40/46 de 13-12-85

(3) Mencía, Mario  “La prisión fecunda” paginas 189 y 235    Editora Política, La Habana, 1980

Señores:

                Saludos de paz.

 

                Es un placer dirigirme a Uds. con el fin de presentarles la propuesta que denominamos Por una Cuba Martiana, a la que pretendemos siga una campana cívica, cuyos fines y contenidos a continuación se exponen.

 

 

I.- PROPÓSITOS CONCRETOS DE LA PROPUESTA Y DE LA CAMPAÑA CÍVICA “POR UNA CUBA MARTIANA”.

 

La propuesta y la campaña cívica “Por una Cuba Martiana” persiguen como gran objetivo o propósito concreto:

 

CONCERTAR PARTICIPATIVAMENTE UN PROYECTO DE NACIÓN QUE, AL GOZAR DE CONSENSO, DETERMINE LOS CAMBIOS QUE ESTIMULEN LA COLABORACIÓN RESPONSABLE DE LOS CIUDADANOS EN SU EJECUCIÓN DESDE LA DIVERSIDAD.

 

Este proyecto de Nación ha de tener por base doctrinal la eticidad legada por los Padres Fundadores y que fuera reasumida por la denominada Generación del Centenario en su inconcluso proyecto revolucionario.

 

 

Su base, contenido y fin jurídico deben ser absolutamente coherentes con la normativa internacional de los derechos humanos.

 

La institucionalidad, además de asentarse sobre lo anterior, deberá modelarse a partir de las características nacionales actuales y según las experiencias internacionales y nacionales exitosas que posibiliten un Estado moderno, pequeño y eficiente con poderes independientes en su gobierno que impidan todo rasgo de burocratismo, clientelismo, corrupción, discriminación y otras lacras que violan o coartan derechos individuales y frenan el crecimiento del capital social, entendido este último como conjunto de valores compartidos por todo grupo social.

 

Dicho proyecto, al elaborarse por concertación y lograr posteriormente un alto consenso, permitirá sacar al país de la crisis que ya dura más de 20 años y garantizar además un desarrollo futuro sostenible y sustentable que hagan innecesarias las antiguas y actuales dependencias de nuestro país de terceros así como una verdadera justicia social; equidad; tolerancia; Estado de Derechos Humanos, comprendido como el respeto integro de los derechos y libertades internacionalmente reconocidos, y la práctica de la solidaridad efectiva de los cubanos entre sí y con personas de todas las nacionalidades que la necesiten.

 

 

II.-    ANTECEDENTES HISTÓRICOS QUE JUSTIFICAN LA PROPUESTA Y LA CAMPAÑA   

CÍVICA “POR UNA CUBA MARTIANA”.

 

La “…fundación de la nueva república” fue, junto a la independencia de Cuba de España, uno de los “Propósitos Concretos” del Partido Revolucionario Cubano (PRC) organizado por José Martí como puede ser verificado en el artículo 8, punto V,  de  las “Bases” de dicho Partido (2)

 

Los rasgos más esenciales del modelo de Nueva República están formulados explícitamente en la obra de nuestros Padres Fundadores, que en la de José Martí encuentran síntesis y compendio. El expresó su esencia al precisar “…pero ya aquello es república. Vive el hombre de su trabajo y piensa por sí.” (3)

 

Elementos esenciales en la vida y obra de esos Padres son el humanismo, la tolerancia, la opción preferencial por los más desfavorecidos, la igualdad de oportunidades, el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales, la concepción del desarrollo más allá de la económica, sino entendido como desarrollo humano.

 

Lo anterior explica por qué la “nueva república” debía construirse sobre la base de lo que el Apóstol precisó como “fórmula del amor triunfante”, muy repetida pero poco atendida, de “con todos y para el bien de todos” y no sobre la base del odio, la coacción y la represión, las divisiones de ningún tipo, ni mucho menos la preponderancia de un individuo o grupo por encima de los demás.

 

La República, desde 1902 hasta 1958, no satisfizo con la necesaria plenitud las exigencias de dicho modelo y esto explica, y justifica, el que la Generación del Centenario retomara el modelo referido, es decir, los ideales, valores y fines supremos del sueño martiano, en el entorno temporal de su centenario,  para no dejarlo morir.

 

Esos hombres y mujeres del centenario tenían concepciones filosóficas, ideológicas, político-partidistas y religiosas diversas y, a pesar y por encima de ello, se unieron en acciones comunes en pos del propósito históricamente pendiente.

 

Reencontrarse en ese punto de la unidad de lo diverso en torno a una doctrina y valores compartidos -el ideario martiano- es una demanda, no solo ético-moral, sino pragmáticamente inevitable para lograr reales y efectivas soluciones a nuestra crisis en medio de las actuales divisiones, intolerancias, discriminaciones, odios infundados, violencia, decrecimiento de la riqueza nacional y de la capacidad de su producción tanto en lo material como en lo espiritual.

 

Sólo la unidad nacional a través del diálogo y la reconciliación, sin excluir la justicia, puede revertir la persistente crisis que amenaza con la destrucción de la Nación después de haber destruido millones de vidas de cubanos. Esta unidad sólo es posible con un proyecto de Nación pensado, actuado y disfrutado por todos y para bien de todos al gozar de amplio consenso y viabilidad.

 

III.-   LA MAYORÍA DE LOS CUBANOS VIVIMOS SOMETIDOS AL TEMOR Y LA MISERIA.

 

Los cubanos vivimos con el temor de, al levantarnos cada día, recibir la noticia de la desaparición o muerte confirmada de algunos de nuestros familiares o allegados al intentar encontrar fuera lo que en su país no se les brinda. Esta triste realidad está condicionada en primer lugar y esencialmente por políticas públicas inadecuadas y por tanto incapaces de posibilitar la satisfacción de las necesidades y anhelos más elementales de los ciudadanos de a pie.

 

Demasiados cubanos sufrimos día a día por no poder brindar alimentos, vestido, calzado, vivienda y empleo del tiempo libre adecuados, ni la educación deseada, a nuestros hijos y nietos, es decir a nuestra prole.

 

Muchos cubanos tememos cada día ser objeto de represión y sanciones por actividades no legalizadas o, en casos hasta violatorias de la ley, a que nos vemos obligados por la insuficiencia de los salarios y pensiones que recibimos en una moneda 25 veces mas débil en poder de compra que aquella en que se ofertan artículos esenciales que no garantiza el injusto racionamiento ya casi cincuentenario.

 

Gran cantidad de cubanos sufren, además de las excesivas penurias materiales, la miseria humana de mostrar simpatía con lo que realmente rechazan, obediencia a lo que burlan, incondicionalidad a aquello y a aquellos en quienes no creen.

 

Esto último por el temor de perder sus puestos de trabajo, de ser objeto de marginación social, represión. Por temor a obstruir, o tronchar definitivamente, la aspiración de sus hijos o nietos a determinados estudios o plazas laborales.

 

 Incluso muchos fingen incondicionalidad como vía de poder tener la oportunidad de viajar al exterior y aprovechar para “abandonar el país” dejando atrás el proyecto al que brindaban dicha “incondicionalidad”. Otros simplemente lo hacen como medio de garantizar el permiso de salida de las autoridades cubanas el día que logren una visa de  cualquier país.

 

Muchas miserias y temores más embargan a los que quedamos en la isla. La lista sería interminable. Sirvan los ejemplos expuestos como simple botón de muestra.

 

Cuba, hasta el momento de la toma del poder del grupo que aun lo detenta, gozaba de un gran crecimiento económico acompañado de graves injusticias.

 

Hoy, a cincuenta años de aquel hecho, la riqueza nacional se ha reducido a un  mínimo; la capacidad de crearla está bloqueada por decisiones del grupo de poder referido y; a muchas injusticias de antes que perduran, o se han agudizado, se suman un gran número de nuevas y diversas.

 

Prueba de lo anterior es que los asaltantes a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes,  en horas de la madrugada del 26 de julio de 1953 y que causaron numerosas víctimas, recibieron por condena un máximo de 15 años, de los cuales sólo cumplieron 18 meses gracias a una amnistía proclamada por el gobierno de entonces.

 

Hoy, hombres pacíficos que sólo dijeron verdades, algunas de las cuales la propia oficialidad y los medios bajo su control total reconocen, cumplen condenas de hasta 28 años como resultado de juicios efectuados por tribunales dependientes y parcializados.

 

Las cárceles en Cuba superan en 14 veces a las existentes en 1959 con una población que desde entonces se ha hecho sólo el doble.

 

Una diáspora constituida por el 15% de nuestra población produce riquezas en terceros países y no en el propio. Las remesas que envían a sus familiares son diezmadas con un impuesto del 20% al cambio de dólares norteamericanos por el denominado CUC con el que se deben comprar los artículos de primera necesidad. Numerosos ciudadanos califican esto último de robo.

 

La importación de alimentos para cubrir el injusto racionamiento, ya casi cincuentenario, no tiene justificación en un país que fuera exportador neto de alimentos hasta el momento de la toma de poder de 1959 por los actuales gobernantes. El único límite en ese entonces a la adquisición  de alimentos y artículos era la injusta distribución de la riqueza nacional que condenaba a muchos a la pobreza, en casos, extrema.

 

Actualmente casi todos los cubanos somos pobres tanto material como espiritualmente pues hasta la esperanza han perdido muchos y, en buen cubano, “la esperanza es lo último que se pierde”.

 

 

IV.- “CAMBIAR TODO LO QUE DEBA SER CAMBIADO” PERO TENIENDO EN CUENTA QUE

                                                ¨APLAZAR NO ES NUNCA DECIDIR”

 

                                                                        ¨ Debe hacerse en cada momento, lo que en cada momento

                                                                          es necesario. No debe perderse el tiempo en intentar lo

                                                                    que hay fundamento harto para creer que no ha de ser

                                                                    logrado. Aplazar no es nunca decidir, -sobre todo cuando

                                                                    ya, ni palpitantes memorias, ni laboriosos rencores, ni

                                                                    materiales y cercanas catástrofes, permiten nuevo plazo.

                                                                   Adivinar es un deber de los que pretenden dirigir. Para ir

                                                                   delante de los demás, se necesita ver más que ellos.¨ (4)

 

Los cambios necesarios, es decir, los que se han de efectuar a conveniencia de los cubanos todos y la Nación, no pueden seguir postergándose.

 

Los realizados hasta el momento por el grupo de poder están limitados en su impacto benéfico para la generalidad de los cubanos ya que están centrados en, y dirigidos a, las conveniencias de dicho grupo y su objetivo supremo de mantenerse en el poder.

 

Estos cambios necesarios deben cumplir

 

 TRES EXIGENCIAS MÍNIMAS Y ESENCIALES PARA AJUSTARSE AL PROYECTO DE NACIÓN que con la presente propuesta y la campaña  cívica  correspondiente nos hemos propuesto elaborar:

1)  Perseguir la solución de los problemas que aquejan a la población y comprometen el futuro de la Nación 

      y no limitarse por satisfacer a moldes o dogmas de naturaleza ideológica, político partidista o de

      cualquier otra índole ajenos a nuestras raíces propias.

 

      En este sentido indicó Martí:

                                                    “A su pueblo se ha de ajustar todo partido público, y no es la política más, o

                                                      no ha de ser, que el arte de guiar, con sacrificio propio, los factores

                                                      diversos u opuestos de un país de modo que, sin indebido favor a la

                                                      impaciencia de los unos ni negación culpable de la necesidad del orden en

                                                      las sociedades – solo seguro con la abundancia del derecho- vivan sin

                                                      choque, y en libertad de aspirar o de resistir, en la paz continua del derecho

                                                      reconocido, los elementos varios que  en la patria tienen título igual a la

                                                      representación y la felicidad. Un pueblo no es la voluntad de un hombre

                                                      solo, por pura que ella sea, ni el empeño pueril de realizar en una

                                                      agrupación humana el ideal candoroso de un espíritu celeste,” (5)

 

2)  Basarse, tener por contenido y perseguir el pleno disfrute de los derechos humanos por todos los cubanos 

      y extranjeros radicados en Cuba.

 

Al respecto, peguntó el Apóstol de la independencia y la instauración de la Nueva República:

 

                  “¿Haremos los cubanos una revolución por el derecho, por la persona del hombre y su

                     derecho total, que es lo único que justifica el sacrificio a que se convida a todo un pueblo, y

                     negaremos al día siguiente del triunfo, los derechos por que hemos batallado?”  (6)

 

 

Cuba debe llegar a ser un Estado de Derechos Humanos al superar en este campo lo demandado por el conocido como  Estado de Derecho.

 

  • Hacer surgir instituciones democráticas que sustituyan a las actuales que resultan excesivamente centralizadas, estructuradas verticalmente, subordinadas  jerárquicamente a un grupo de poder y que sólo transmiten y hacen cumplir las decisiones del mismo y no lo demandado por la voluntad popular.

 

Los propósitos de justicia social, bienestar material y espiritual, equidad en la distribución de la  riqueza nacional – armonizando los intereses individuales con los sociales-, atención debida a los desamparados y desposeídos y que además se procure el cumplimiento real de que se obtenga “de cada cual según su capacidad” y se garantice “a cada cual según su trabajo”, esfuerzo e iniciativas personales, no son patrimonio exclusivo de socialistas, “revolucionarios” o comunistas.

 

También los que desde diversidad de ideas y pertenencias contribuyeron a elaborar la presente propuesta, así como los que promovemos la campaña cívica correspondiente, y los que nos adherimos a ella, compartimos estos anhelos aún cuando discrepamos de los caminos de alcanzarlos que siguen, proponen o imponen los gobernantes actuales y sus incondicionales.

 

Aclaramos que no tenemos nada en contra de mantener, pero creemos se deben mejorar, lo que la oficialidad y sus seguidores denominan indistintamente “logros de la revolución” o  “logros del socialismo” y que consideramos son en realidad un logro de todos los cubanos y sólo sus insuficiencias se deben a la indebida ingerencia en sus sistemas de criterios político partidistas y a malas decisiones gubernamentales.

 

Es hora de atender al llamado martiano: “…y las cosas públicas en que un grupo o partido de cubanos ponga las manos (…) no sólo son suyas, y de privilegiada propiedad, tan nuestras como suyas”. (7)

 

 

V.-  PROPUESTAS DE CAMBIOS NECESARIOS.

 

 

ÍNDICE.

 

1.- Agricultura y alimentación.

2.- Vivienda.

3.- Transporte público de pasajeros.

4.- Autoempleo y microempresas. Mercado informal y delitos económicos.

5.- Educación.

6.- Derechos de los trabajadores.

7.-  No a la excesiva centralización.

8.- Constitución  y Poderes.

9.-  Justicia y legalidad.

10.- “! No más presos políticos ni más exiliados…!”

 

 

 

1.-  AGRICULTURA Y ALIMENTACION.

 

                                                                   “…la única riqueza inacabable de un país consiste en              

                                                                           igualar su producción agrícola a su consumo.”  (8)                                                         

                                                                                                       

A pesar de que la letra constitucional dice que nuestra vida como república esta guiada “…por el ideario de José Martí”, la advertencia que inicia este acápite, como tantos otros preceptos básicos de la “Nueva República” han sido ignorados a lo largo de nuestra historia por intereses siempre parciales de grupos o partidos.

 

El monopolio de la tenencia y la explotación deficiente asociada a la excesiva centralización en las decisiones sobre el uso de gran parte de las tierras por parte del Estado han sido las causas que han convertido al país en un importador neto de alimentos y otros productos agrícolas.

 

Las demandas alimenticias básicas de la población, sobre todo de los ciudadanos de a pie, no son cubiertas satisfactoriamente debido a la carencia de muchos productos agrícolas, pródigamente producidos antes de la década de los sesenta, y por los elevados precios de los pocos ofertados.

 

La propiedad y las decisiones en el sector, excesivamente centralizadas y decididas por quienes están divorciados de la realidad concreta y local en este campo, violan la sabia advertencia martiana, avalada por la práctica en todos los países y en todos los tiempos:

 

                                                               “La tierra es la gran madre de la fortuna (…)

                                                                 De la independencia de los individuos depende la grandeza

                                                                 de los pueblos. Venturosa es la tierra en que cada hombre 

                                                                 posee y cultiva un pedazo de terreno.” (9)

 

En el alegato “La historia me absolverá” fue prometido a los cubanos:

 

                                            “Un gobierno revolucionario, después de asentar sobre sus parcelas con        

                                              carácter de dueños a los cien mil agricultores pequeños que hoy pagan

                                              rentas, procedería a concluir definitivamente el problema de la tierra,

                                              (…); segundo: repartiendo el resto disponible entre las familias campesinas

                                              con preferencia a las más numerosas, fomentando cooperativas de

                                              agricultores para la utilización común de equipos de mucho costo,   

                                              frigoríficos y  una misma dirección profesional técnica en el cultivo y la

                                              crianza y facilitando, por último, recursos, equipos, protección y

                                           conocimientos útiles al campesinado.” (10)

 

El anuncio de que serán entregadas tierras en usufructo a quienes se dispongan a explotarlas puede interpretarse como una medida destinada a reducir actuales importaciones pero no como una solución que se avenga a lo expuesto en la cita anterior de la Historia me Absolverá ni que acerque lo necesario a la Nación a su Frontera de Posibilidades de Producción en este campo.

 

No provocará la medida referida el impacto económico necesario de dar de comer adecuadamente a todos los habitantes a los más bajos precios posibles y además crear industrias de procesamiento de materias primas que potencialmente pueden, no sólo sustituir importaciones actuales, sino además crear renglones exportables a partir de los excedentes del consumo nacional.

 

La propiedad de las tierras a quienes la trabajen es condición deseada popularmente e imprescindible para que, más allá de solucionar una contingencia de interés del Estado, sea un paso realmente en el camino de dar soluciones viables, sustentables y sostenibles a la actual crisis que ya dura más de 20 años.

 

Esta última afirmación está probada en Cuba por el “criterio supremo y único de la verdad” que constituye la práctica histórico-social en la isla. Esto, y sólo esto, hará congruente el actuar gubernamental con lo expresado por el Apóstol al referirse a un hombre sin propiedad de la tierra:

 

                                                                       “El no tiene tierra propia que labrar, y le estimule a cultivarla           

                                                                         con esmero para legarla después con un nombre honrado a 

                                                                         sus hijos.” (11)

 

Legarla a los hijos que se dispongan a continuar labrándola. A quienes no lo decidan, pague el Estado su valor -respetando así el derecho a la herencia- y revéndala a quien la quiera seguir labrando para su bien propio y el común.

 

Después de llevar al país a una casi total incapacidad de producir alimentos y otros productos agrícolas por los ineficientes mecanismos estatalizados y las restricciones a los productores y comercializadores privados por cincuenta años, es hora de realizar los cambios necesarios en la agricultura cubana que traigan de vuelta la eficiencia y los volúmenes de producción per capita de las décadas anteriores a 1959.

 

No se trata de reproducir las injusticias y el abandono que sufrió la población campesina ni de mantener las que aún pudieran persistir. Se trata simplemente de respetar sus derechos a la propiedad según la normativa internacional de los derechos humanos, de respetar su cultura productiva, su consagración a la madre naturaleza, su esencial aporte al bien común y con ello hacer realidad la promesa no cumplida aún de:

                                                “Cuba podría albergar espléndidamente una población tres veces mayor; no

                                                 hay razón, pues, para que haya miseria entre sus actuales habitantes. Los

                                                 mercados debieran estar abarrotados de productos; las despensas de las

                                                 casas debieran estar llenas: (…) Lo inconcebible es que haya hombres que

                                                 se acuesten con hambre mientras quede una pulgada de tierra sin

                                                 sembrar;” (12)

 

El aumento de la productividad y la producción agrícola traerá como consecuencia una disminución de los precios de sus productos y derivados en el mercado, lo que a su vez se manifestará como un mayor poder adquisitivo real de la moneda en que se paga a los trabajadores cubanos en su mayoría.

 

El aumento de dicho valor adquisitivo disminuirá la desmedida brecha entre la moneda nacional y las otras circulantes, lo que favorecerá la eliminación de la dualidad monetaria que preocupa y ocupa a la oficialidad y los disidentes por igual.

 

Economistas de todas las ideologías y pertenencias coinciden en esto. ¿Podrán todos estar equivocados y tener razón quienes no se deciden, aún pudiendo, a dar el paso en la dirección que indican las fuentes nutricias de lo que debe ser la República de Cuba, la experiencia histórica nacional y los inspiradores de lo que dicen que aún es la Revolución cubana?

 

2.- VIVIENDA.

 

                           En el Folleto Informativo No. 21 de la Lista de Publicaciones de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas se define como “vivienda adecuada” :

 

                                                “…disponer de un lugar donde poderse aislar si se desea, espacio adecuado,        

                                                 seguridad adecuada, iluminación y ventilación adecuadas, una

                                                 infraestructura básica adecuada y una situación adecuada en relación con 

                                                 el trabajo y los servicios básicos, todo ello a un costo razonable”  (13)

 

 Fidel Castro Ruz aseveró durante su defensa en el juicio por los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes en 1953:

 

                                                              “…lo ideal en la ciudad es que cada familia viva en su propia

                                                               casa o apartamento. Hay piedra suficiente y brazos de sobra

                                                                para hacerle a cada familia cubana una vivienda decorosa.

                                                               Pero  si seguimos esperando por los milagros del becerro de

                                                                oro, pasarán mil años y el problema estará igual”  (14)                                      

 

Siguen habiendo en Cuba “… piedra suficiente y brazos de sobra…” pero millones de cubanos no tenemos el derecho a una “vivienda adecuada” satisfecho a 55 años de pronunciarse la anterior aseveración. 

 

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS?

 

Como se expone en la “Petición de ciudadanos cubanos sin el derecho a una vivienda adecuada satisfecho”, entregada a las autoridades el 16 de enero del 2008, entre las causas cuentan:

 

* Insuficiente ritmo constructivo, de mantenimiento y reparación de viviendas por parte de las entidades estatales, incluido en ello la modalidad de micro brigadas sociales.

* Prohibición de la venta y compra de viviendas por particulares nacionales.

* Centralización, limitaciones legales, excesivos burocratismo y corrupción en las tramitaciones legales que autorizan (mas bien impiden o limitan) el desarrollo de iniciativas de individuos o grupos para la construcción, la ampliación, el mantenimiento o la reparación de viviendas y elementos infraestructurales asociados a ellas.

* Escasez y carestía de los materiales y medios de construcción a la par de lo cual se exportan recursos de este tipo producidos nacionalmente con fines de lucro o ejercicio de la solidaridad, lo que incrementa las limitantes de satisfacción de este derecho a los nacionales.

* Incorrecta asignación, uso ineficiente y corrupción en el manejo de los materiales y medios destinados a fines constructivos por iniciativa individual, por parte de funcionarios de entidades estatales.

* Prioridad en la asignación por venta o donación de materiales y medios constructivos a quienes manifiestan una supuesta incondicionalidad al régimen y su gobierno, lo que implica discriminación de facto contra los que no siente o, al menos no manifiestan, tal incondicionalidad.

 

Debe destacarse que es la imposibilidad de satisfacer esta necesidad elemental (básica) una de las muchas razones que hace decidir a miles de cubanos a emigrar o, al menos intentarlo, por múltiples vías, aún con riesgo de la propia vida.

 

También ocurren continuas violaciones del derecho a la vivienda en el marco de los desalojamientos forzosos realizados o tolerados por el Estado.

 

Según la resolución 1993/77: “…la práctica de los desalojamientos forzosos constituye una violación grave de los derechos humanos, en particular del derecho a una vivienda adecuada.”

 

Entre los ACTOS Y OMISIONES QUE CONSTITUYEN POSIBLES VIOLACIONES DEL DERECHO A UNA VIVIENDA ADECUADA cuentan:

 

  1. “…la discriminación racial o de otro tipo en la esfera de la vivienda.”

 Carlos Lage Dávila, entonces vicepresidente del Consejo de Ministros, manifestó públicamente que según los planes gubernamentales, las viviendas y los materiales constructivos serían entregados y asignados en venta por méritos revolucionarios. ¿Y el derecho de los  ciudadanos que no sean, o finjan ser, revolucionarios?

 

  1. “…demolición o destrucción de viviendas como medida punitiva”

Numerosos son los casos en que se han demolido o destruido viviendas después de realizados desalojamientos forzosos por parte de funcionarios de las Direcciones de la Vivienda acompañados por agentes del Ministerio del Interior.

 

  1. “El hecho de que un número significativo de personas no dispongan de

                      albergue o vivienda, a un nivel mínimo básico.”

 

       Las condiciones de vida en muchos albergues son deplorables. Muchos ciudadanos llevan hasta cerca de dos décadas viviendo en esas condiciones y no se conoce de plan gubernamental viable y urgente para la solución acelerada del problema mientras cada día, el tiempo y la falta de mantenimiento, disminuyen el fondo habitacional de la isla.

 

LAS PROPUESTAS CONTENIDAS EN LA REFERIDA PETICIÓN CIUDADANA, coherentes con la resolución 14/6 de la Comisión de Asentamientos Humanos de UN, incluyen:

 

  • El cese inmediato de las exportaciones de medios y materiales constructivos que no constituyan excedentes de la demanda interna real y su asignación para el consumo interno del país.
  • Que sean ajustados los precios de los medios y materiales de construcción con el fin de hacerlos asequibles al pobre poder adquisitivo de los salarios pagados a los trabajadores en moneda nacional.
  • Reducción de los trámites burocráticos y las prácticas de corrupción en todo lo concerniente a esta esfera, comenzando desde los niveles más altos de las instituciones correspondientes.
  • Despolitizar los criterios de asignación de medios, recursos y los propios inmuebles a la población, dejando que sólo dependan de los recursos honestamente adquiridos por los individuos y de los esfuerzos personales de los Sin Casa, quedando el Estado, sus instituciones, a cargo solamente de los denominados casos sociales.

               Impuestos adecuados y crecientes a quienes posean recursos suficientes pueden ser 

              fuentes de  fondos para cubrir en parte los gastos destinados a dichos casos sociales.

  • Crear el propio Estado, con capital compartido o con donaciones, zonas residenciales con la urgencia requerida y sin descuidar por ello la calidad, para hacer posible la venta, o asignación en los casos sociales, de terrenos destinados y aptos para la construcción de viviendas decorosas y conforme a planes de urbanización que detengan el actual caos en este asunto.
  • Establecer de nuevo el puesto laboral de “encargados” de edificios múltiples y que perciban salarios acordados con los vecinos y, en los casos posibles, una vivienda en alguno de los edificios atendidos.
  • Agilizar los trámites, aliviar la carga fiscal y el número de pasos burocráticos para la entrega de permisos de construcción, ampliación, mantenimiento o reparación de viviendas.
  • Crear los marcos legales e institucionales que permitan operar a las brigadas (microempresas) integradas por particulares, conocidos en nuestro país como “contratistas”, para los fines constructivos bajo libre contrato con los demandantes de sus servicios.

Se les debe facilitar a estas entidades la posibilidad de efectuar compras a precios mayoristas de sus medios de trabajo e insumos para sus labores.

  • Levantar las prohibiciones de venta y compra de inmuebles por particulares nacionales en los casos en que el interés social no prime sobre tales transacciones y así hacer cumplir todos los aspectos del derecho de propiedad, hoy limitado en exceso desde la propia ley y en las prácticas sociales.
  • Que sean concedidos préstamos bancarios, con intereses razonables y los más prolongados plazos de amortización posibles, con fines de construcción, reparación, ampliación o mantenimiento de viviendas.
  • Autorizar la entrega de licencias para todas las actividades que por la modalidad de autoempleo (cuentapropistas) se relacionen con la solución del problema de la vivienda y los elementos infraestructurales asociados a este.

 

A las que proponemos añadir que; más que legislaciones limitantes y represión contra los inmigrantes internos desde los campos a las ciudades y del interior a las capitales, en particular la del país; se tenga en cuenta lo recomendado en la Moción Ciudadana sobre Derechos Humanos en Cuba presentada a las autoridades cubanas en enero del 2005(página 11):

 

  • “Procurar que, más que regulaciones legales y administrativas, sea la creación de condiciones de vida adecuadas y la igualdad de oportunidades las que hagan disminuir el flujo migratorio hacia las ciudades, en particular, hacia la capital del país.” (15)

 

 

3.- TRANSPORTE.

 

Desde el 29 de noviembre de 1996 se está pidiendo a la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) que legisle y promulgue la creación de los marcos legales e institucionales que permitan la integración de COOPERATIVAS DE ÓMNIBUS NACIONALES, como alternativa que puede aliviar, y hasta incluso solucionar, este problema de forma eficiente, sostenible y sustentable.

 

Tres elementos fundamentales favorecen la adopción de la forma cooperativa en este servicio público, a saber:

 

1ero. Ser una forma de propiedad SOCIALISTA y por tanto compatible con los fundamentos ideológicos y económicos del  sistema socioeconómico vigente en el país.

 

2do. Su viabilidad legal, ya que esta forma es aceptada por la Constitución vigente.

 

3ero. La forma cooperativa del transporte público de pasajeros constituye una experiencia histórica cubana hasta entrados los años de la década de los 60s, que fue capaz de brindar, entre otros: seguridad y confort durante los viajes, frecuencia y cobertura estables, correcta asignación y alta eficiencia en el uso de los recursos humanos y físicos, precios asequibles a la mayoría de la población y todo esto sin  explotación del trabajo ajeno por coincidir en los mismos empleados, los propietarios y los trabajadores del sector.

 

Se han dado múltiples respuestas formales a la petición por parte del Ministerio del Transporte (MITRANS), de la ANPP, del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, pero a pesar de ellas nada se ha hecho al respecto en pos de solucionar adecuadamente esta situación que afecta a millones de cubanos de a pie.

 

En la primera entrevista en el MITRANS, en febrero del 1997, se le sugirió a la ANPP a través del funcionario encargado de atender al ciudadano proponente que se hiciera un pilotaje en alguna zona para tomar experiencias antes de generalizar la propuesta.

 

A casi doce años de desoír las autoridades la propuesta,  a pesar del amplio consenso de que goza la misma entre la población y hasta entre funcionarios e incondicionales, sólo queda pensar que ello está determinado por partir la propuesta inicial de un disidente. Si esto fuera así me permito recordar, a los que con su indecisión de aplicar incluso una medida socialista prolongan el sufrimiento de nuestro pueblo, que José Martí nos dejo dicho:

 

                                               “Cuando se aduce un argumento no se demuestra que sea malo porque lo

                                                  sea quien lo presenta, sino porque en el no hay razón.” (16)

 

 

4.- AUTOEMPLEO Y MICROEMPRESAS. MERCADO INFORMAL Y DELITOS     

     ECONÓMICOS.

                                                                   “Créese riqueza pública, protéjase el trabajo individual; así,

                                                                     ocupadas las manos, anda menos inquieta la mente.” (17)                                             

 

Los tolerables niveles de vida que tuvimos los cubanos hasta la caída del bloque socialista fueron posibles por los subsidios procedentes del mismo y no por un desarrollo económico real resultado del accionar de  las fuerzas productivas y otros elementos de la economía nacional.

 

La gestión económica del gobierno hasta la actualidad muestra como saldo una total incapacidad de satisfacer lo demandado por el artículo 25 punto 1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH) y el 11 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

 

Cuando el gobierno cubano ejecutó la denominada “Ofensiva revolucionaria” en 1968, coronó el desmantelamiento de lo que fuera una próspera economía basada en el respeto del derecho a la propiedad, el esfuerzo y la iniciativa individual de las personas, sustituyéndola por otra ajena totalmente a nuestra idiosincrasia; planificada y dirigida centralizadamente y que, determinada por el voluntarismo y la improvisación, privó al ciudadano del derecho de practicar de forma independiente las capacidades productivas de creatividad e inversión de las que está dotado de forma natural.

 

El absoluto dominio de la economía por el Estado, incluyendo el de los pequeños establecimientos de producción y servicios dispersos por todo el territorio nacional, dificulta el control administrativo eficiente lo que, junto a la ausencia o limitaciones extremas a los derechos de propiedad y libre iniciativa, estimulan la corrupción a gran escala y un extendido mercado informal (bolsa negra) que se acompaña de graves daños morales, priva al presupuesto estatal de fuentes de ingreso e impide la generación de empleos legalmente validados.

 

Lo último expuesto constituye una de las causas que explican el desmedido número de cárceles y presos por delitos económicos existentes en el país así como el continuo éxodo de cubanos que no tienen precedentes históricos, con excepción del ocurrido durante el totalitarismo de la época colonial.

 

La creación de los marcos legales e institucionales que posibiliten, más que obstaculizar o impedir como ahora ocurre, el ejercicio del autoempleo y el surgimiento de micro, y hasta pequeñas empresas, bajo condiciones de protección de los empleados en ellas, reducirían de facto el desempleo y sobre todo el subempleo actuales, harían crecer exponencialmente el valor añadido con la prestación de sus servicios y la creación de bienes demandados por la población, reducirían los motivantes de violaciones de las normas ético morales y jurídicas, tan abundantes en la actualidad,  y harían crecer el producto interno bruto acompañado de un mayor impacto social directo sobre la población de a pie que el hasta ahora logrado con los crecimientos,  muy anunciados pero poco sentidos, de años recientes.

 

Por otro lado, y a mediano plazo, se reducirían los precios de estos productos y servicios por la legalización y el aumento de su oferta, se elevaría su calidad por efectos de la competencia y se lograría una real protección al consumidor, que, en conjunto, llevarían a un mayor poder adquisitivo real de la moneda nacional y  mayor estímulo a los creadores de riquezas, entre otros muchos posibles beneficios.

 

El ejercicio del autoempleo y el desarrollo de las micro, medianas y pequeñas empresas por particulares en la economía nacional contribuirá a que la persona humana sea protagonista y destino del proyecto económico de la Nación y no un ente pasivo de la misma. Téngase en cuenta la realidad descrita en:

 

                                           “La independencia de los pueblos y su buen gobierno vienen sólo cuando

                                             sus habitantes deben su subsistencia a un trabajo que no está a la

                                             merced de un regalador de puestos públicos, que los quita como los da y

                                             tiene siempre en susto,(…) a los que viven de él. Esa es gente libre en el

                                             nombre; pero  en lo interior, ya antes de morir, enteramente muerta.” (18)

 

Estos cambios necesarios harán disminuir significativamente el mercado informal al absorber el legal a sus actores y,  simultáneamente,  este será un factor decisivo, y más efectivo que las disposiciones y la represión, en la disminución del número de condenados por delitos económicos y el de establecimientos en que cumplen sus condenas.

 

Sólo con la inclusión de lo propuesto en el proyecto económico de la Nación se hará realidad en la práctica, mas allá de la retórica del discurso, la igualdad de oportunidades sin exclusiones ni  privilegios por ideas o pertenencias, que posibiliten la efectiva observancia y el debido respeto a los derechos y las libertades demandadas por la normativa internacional de los derechos humanos, en particular las económicas.

 

5.- EDUCACIÓN.

                                                                                          “Es criminal el divorcio entre la educación que se

                                                                                            recibe en una época, y la época.”.  (19)

 

Es encomiable que los cubanos podamos brindar acceso a todos nuestros niños a la instrucción elemental y que la misma sea obligatoria.

 

Resulta bueno que muchos de nuestros adolescentes y jóvenes puedan acceder a la instrucción técnica y profesional.

 

Gran número de centros universitarios permiten  acceder a muchas personas a estudios de este nivel.

 

No obstante lo anterior, la excesiva intrusión de lo político y lo ideológico en el trazado de las estrategias y la ejecución concreta del proceso docente educativo, lo convierte en un mecanismo de control y adoctrinamiento de los educandos, desatendiéndose de esta forma el cumplimiento del encargo social a dicho sistema acorde a las directrices de la UNESCO.

 

 Al respecto puede consultarse el documento de la UNESCO titulado “La Educación Encierra un Tesoro” y compararse con las pretensiones formales y resultados prácticos del sistema educativo cubano.

 

El control total del sistema educativo por parte del Estado, lleva a que la sociedad quede excluida de participar en su diseño, ejecución y control. Esto explica la aceptación,  por resignación ante la falta de alternativas, de los planes de becas y la realización obligatoria de faenas agrícolas en condiciones de vida no siempre adecuadas para los educandos e incluso para docentes.

 

Los programas y objetivos de los ministerios de educación exigen,  de forma explícita en unos casos o por exigencias no escritas en otras ocasiones, la formación en supuestos valores incompatibles con la concepción universalmente validada de los mismos y plasmadas en documentos diversos de la normativa internacional de los derechos humanos.

 

Ejemplos de lo anterior son la denominada “intransigencia revolucionaria”, “incondicionalidad al partido” y otros que , por excluyentes y contrarios a la tolerancia y los derechos y las  libertades ajenas, obstaculizan el anhelo expresado en la DUDH de “ …la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y grupos étnicos o religiosos” y la debida convivencia civilizada por encima de todo otro diferenciante como pueden ser las distintas opciones filosóficas, ideológicas o políticas de los individuos en la sociedad.

 

La DUDH en su artículo 26, inciso 2, expresa “La educación tiene por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales”. En las escuelas cubanas se hace referencia a algunos de los artículos, o a aspectos de algunos de los artículos, pero se omite la presentación de ellos en su totalidad.

 

A pesar de que se anunció la firma por el gobierno cubano de los pactos internacionales de derechos civiles y políticos y el de derechos económicos, sociales y culturales, ninguno de ellos ha sido dado a la publicidad por los medios de comunicación social controlados todos por el Estado.

 

En Cuba todos los padres tienen coartado el derecho a “escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos” dado que la ley impide la coexistencia de escuelas privadas con las estatales.

 

Pasos que perfeccionarán el sistema educativo, para hacerlo capaz de servir a la persona humana y la Nación,  incluyen:

 

*Eliminar los criterios políticos e ideológicos en la concepción, el trazado, la ejecución y el control de los objetivos, métodos y acciones del sistema educativo cubano, abriendo espacios de participación de la sociedad en su funcionamiento y desarrollo.

 

Solo esto eliminaría las violaciones en Cuba de lo demandado por la “Convención Relativa a la Lucha contra la Discriminación en la esfera de la Enseñanza” adoptada el 14 de diciembre de 1960 por la Conferencia General de la UNESCO.

 

*Elevar los salarios y otras formas de compensación de los docentes y otros trabajadores de la educación, así como mejorar sus condiciones de trabajo y elevar el reconocimiento social a los mismos. Se cumpliría de esta forma con:

 

                               “Pero el alma de la enseñanza es el maestro, y a los educadores en Cuba se les paga           

                                 miserablemente; no hay, sin embargo, ser más enamorado de su vocación que el

                                 maestro cubano. ¿Quién no aprendió sus primeras letras en una escuelita pública? 

                                 Basta ya de estar pagando con limosnas a los hombres y mujeres que tienen en sus

                                 manos la  misión más sagrada del mundo de hoy y del mañana, que es enseñar.

                                 Ningún maestro debe ganar menos de doscientos pesos, como ningún profesor de

                                 segunda enseñanza debe ganar menos de trescientos cincuenta, si queremos que se 

                                 dediquen enteramente a su elevada misión, sin tener que vivir asediados por toda

                                 clase de mezquinas privaciones.”  (20)

 

*Abrir la oportunidad de cursar estudios de niveles medio, técnico profesional y universitario a todos los individuos acorde a sus meritos académicos acompañados de conductas sociales ajustadas a normas internacionalmente validadas e independientemente de sus ideas y pertenencias políticas, ideológicas, religiosas o diferenciantes de otra índole.

 

*Permitir la coexistencia de escuelas, incluidas las de estudios superiores, atendidas por instituciones religiosas o fraternales con las estatales como vía de satisfacer lo demandado por el punto 3 del artículo 26 de la DUDH y el artículo 13, punto 3 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

                                                                                                                                                 

 

6.- DERECHOS DE LOS TRABAJADORES.

 

 A pesar de que la ley cubana prevé garantías de adecuadas condiciones de trabajo y de que existen estructuras y regulaciones que deben velar por las mismas, estas no son brindadas a los trabajadores en la práctica en muchos puestos laborales. En esto, son factores condicionantes decisivos las objetivas pobres condiciones y capacidades económicas en que sobrevive el país.

 

Lo anterior es complementado por el elemento subjetivo constituido por la total incapacidad de las estructuras sindicales oficiales de reclamar tan importantes condiciones.

 

Oficialmente se insiste en el complemento salarial que constituyen el que no se cobre en el momento de recibir los servicios de los sistemas educativo y de salud,  así como la universal seguridad social, el subsidio estatal a los pocos productos ofertados en la canasta básica racionada y otros servicios públicos bajo control estatal.

 

A pesar de lo anterior, los salarios resultan totalmente insuficientes para satisfacer las necesidades básicas dado el alto costo de la vida y la devaluación de la moneda en que se paga a los trabajadores frente a aquella en que se ofertan la casi totalidad de dichos productos básicos.

 

Los salarios no se corresponden con el aporte económicos de los trabajadores. No satisfacen lo demandado por el artículo 23-3 de la DUDH, ni con los artículos 7 y 11 del Pacto Internacional de Derechos  Económicos, Sociales y Culturales.

 

Los servicios subsidiados por el Estado (con los recursos producidos por los propios trabajadores que reciben dichos servicios) no satisfacen las demandas conforme al derecho natural  en unos casos,  y conforme a las potencialidades de la nación en otros. En ambos, la excesiva interferencia de criterios ideológicos y políticos en las estructuras técnicas de prestación de dichos servicios es causa fundamental de sus deficiencias o limitaciones.

 

A los trabajadores no se les reconoce el derecho a crear sindicatos y asociaciones independientes del Estado. Se violan así, desde la legalidad y la institucionalidad, los artículos 20-1 y 23-4 de la DUDH así como las regulaciones sobre este asunto de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en especial los Convenios 87 y 98 de esta.

 

La mayor parte de los trabajadores se encuentran contratados en establecimientos de “propiedad estatal socialista” (artículo 15 de la Constitución) y, al ser el Estado el que “administra directamente los bienes que integran la propiedad socialista de todo el pueblo” (artículo 17 de la Constitución),  se llega entonces a la dual función de Estado-Patrón, ante la cual, el sindicato único permitido, se reduce a simple polea de transmisión y defensa de los intereses del  Estado totalitario y no de los trabajadores.

 

Se mantienen los mecanismos de compulsión y coerción que obligan a los trabajadores a pertenecer al sindicato único y oficial con lo que es violado el punto 2 del artículo 20 de la DUDH.

 

La pertenencia al dicho sindicato único es además una de las vías de acceso a prebendas, reconocimientos y beneficios sociales y económicos no asociados al mayor o mejor aporte al bien común. Son numerosos los casos de trabajadores que han sido emplazados y hasta despedidos por no asociarse al sindicato oficial.

 

El derecho a la huelga no es reconocido. Cualquier intento en este sentido puede ser contemplado dentro del artículo 220.1 del Código Penal , según el cual se sanciona con  ¨privación de libertad de seis meses a dos años o multa de doscientas a quinientas cuotas o ambas a el que, a consecuencia de incumplir con las obligaciones que le están impuestas por razón del cargo, empleo, ocupación u oficio que desempeñe en una entidad económica, en especial, las obligaciones relacionadas con el cumplimiento de normas o con la disciplina tecnológica, ocasione un daño o perjuicio considerable a la actividad de producción o prestación de servicios que en la misma se realiza…”.

 

Los convenios colectivos de trabajo muestran contenidos que ratifican la ya señalada subordinación de la CTC al Estado –Patrón, pues se orientan fundamentalmente a lograr el cumplimiento de las metas gubernamentales de producción y servicios y simultáneamente ignoran los intereses reales de los trabajadores.

 

El Estado impide la satisfacción del derecho a la libre contratación y a recibir el pago directo de los empresarios extranjeros a los trabajadores cubanos dentro del territorio nacional. Es además el único contratista de nacionales cubanos para trabajar en el exterior. Todos estos mecanismos refuerzan el control político sobre los ciudadanos.

 

Un proyecto de nación centrado en la persona humana y sus derechos inalienables debe incluir el reconocimiento de sindicatos de trabajadores y otras instituciones profesionales independientes según los derechos refrendados por la normativa internacional de derechos humanos. (Artículos 20-1 y 23-4 de la DUDH, así como del  artículo 8  del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales).

 

Los convenios colectivos de trabajo deben reflejar las propuestas de los trabajadores inherentes a sus propios intereses sin que medie coacción de tipo alguno.

 

Debe permitirse la libre contratación en el interior y el exterior del país y eliminar los condicionamientos y exigencias políticas en todos los casos de contrato laboral.

 

Las condiciones de trabajo, así como la remuneración a los trabajadores, deben resultar satisfactoria y equitativas para que así brinden la posibilidad real de disfrutar de “… un nivel de vida adecuado…” según es demandado por los artículos 23-3 y 25 de la DUDH, así como los  6, 7 y 11  del Pacto Internacional de Derecho Económicos, Sociales y Culturales.

 

 

7.- NO A LA EXCESIVA CENTRALIZACIÓN.

 

                                              

                                                                   “… el Gobierno que con una centralización absoluta destruya

                                                                    ese franco desarrollo de la acción individual, y detenga la

                                                                    sociedad en su desenvolvimiento progresivo, no se funda en la

                                                                    justicia y en la razón, sino tan sólo en la fuerza.”(21)

                                                                                  

La excesiva centralización en manos del expresidente de los Consejos de Estado y de Ministros y Secretario General de PCC, y en las del grupo de poder sucesor más recientemente, es uno de los rasgos esenciales del gobierno del país en los últimos cincuenta años.

 

Esta excesiva centralización, como señaló Ignacio Agramante en su discurso del 22 de febrero de 1862, ha sido la causa primera y única de la fusión de los tres poderes públicos (legislativo, ejecutivo y judicial) en un individuo o grupo de poder de la que han derivado:

 

*La institucionalización y el carácter sistemático de las violaciones de los derechos humanos y las libertades fundamentales en Cuba, en particular y con énfasis en las libertades de opinión, expresión, reunión y asociación y la de prensa, al estar ausentes la armonía y compensación que deben acompañar a la separación e independencia de estos poderes.

 

Ello se acompaña de la ausencia o ineficiencia de mecanismos de defensa de los derechos violados, la debida indemnización de las víctimas y la sanción en justicia a los violadores.

 

*La reducción del desempeño de los funcionarios públicos y las organizaciones de la sociedad civil a simples poleas transmisoras de la voluntad de los jerarcas y al control de toda la vida social, incluida la familiar y la privada, e incluso a la ejecución de acciones represivas.

 

*El excesivo número de empleados públicos ha hecho realidad lo advertido por Ignacio Agramante:

 

                                                              “… a pesar del gran número de empleados que requiere la

                                                                dicha administración, los funcionarios no tienen tiempo 

                                                                suficiente para despachar el cúmulo de negocios que se

                                                                aglomeran en el Gobierno por su intervención tan peligrosa

                                                                como minuciosa en los intereses locales e individuales, y de

                                                                aquí demoras harto perjudiciales, y lo que es peor aún, su

                                                                despacho, tras dilatado, es encomendado por su número a

                                                                subalternos, cuya impericia o falta de conocimientos locales no

                                                                ofrecen garantía alguna de acierto.”(22)

 

Esto ha sido, y es, el caldo de cultivo idóneo para el crecimiento desmedido y generalizado de la corrupción, el clientelismo, el nepotismo, las falsas informaciones, la sustitución de los más capaces por los más “incondicionales”, entre otras muchas lacras que podrán convenir a un grupo de cubanos, pero nunca a la Nación.

 

*La irrupción improcedente de lo ideológico y lo político en el sistema educativo, lo que lo ha convertido en un herramienta de propaganda y control social más que uno para satisfacer lo demandado por el artículo 26-2 de la DUDH y el 13 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

 

Esta concentración, en una persona o grupo de ellas, de todo el poder real del país imposibilita considerar a Cuba como una República como dice la letra de la Constitución que debía ser. 

 

La concentración de las atribuciones constituyentes, legislativas ejecutivas y judiciales en la Asamblea Nacional del Poder Popular no corresponden en modo alguno a un sistema republicano de gobierno, ni es en lo absoluto democrático al excluir toda posibilidad de participación popular real en las decisiones sobre las vidas individuales y la social ante un gobierno excesivamente centralizado, unívoco y autoritariamente determinante de las vidas y actos de los ciudadanos, so pena de marginación social y represión a todo disidente.

 

No es posible olvidar que la Nueva República que diseñó Martí no puede dejar de tener en cuenta que “Una de las bases de un buen gobierno (…) es la de la independencia interior de sus organizaciones, ajustables así a lo particular y local…” (23)

                                           

Sigue siendo válido lo advertido hace medio siglo:

 

“En un palacete de la Quinta Avenida, estos ministros pueden                                 

                                                              charlar alegremente hasta que no quede ya ni el polvo de los            

                                                              huesos de los que hoy reclaman soluciones urgentes. Y en el

                                                              mundo actual ningún problema social se resuelve por

                                                              generación espontánea.” (24)

 

 

8.- CONSTITUCIÓN Y PODERES.

 

  1. CONSTITUCIÓN.

 

                                                               “… en el palacio de nuestra ley ajustemos las leyes de nuestra

                                                                   tierra a su composición histórica,” (25)                             

 

Desde su Preámbulo, la Constitución actual niega el modelo de Nueva República al asegurar que la misma ha sido elaborada “guiados por el ideario de José Martí y las ideas político-sociales de Marx, Engels y Lenin.”

 

Es el propio José Martí quien nos advirtió reiteradamente la improcedencia de acudir a doctrinas extranjeras para nuestros diseños y actuar nacional, como es el caso por ejemplo de:

                  

                                              “No han entendido que la  política científica no esta en aplicar a un pueblo,

                                                siquiera sea con buen voluntad, instituciones nacidas de otros

                                                antecedentes y naturaleza, y desacreditadas por ineficaces donde parecían

                                                más salvadoras; sino en dirigir hacia lo posible el país con sus elementos

                                                reales.” (26)

y tambien:

                                              “desde sus raíces se ha de constituir la patria con formas viables, y

                                               de sí propia nacidas,” (27)

 

Inspirarnos en Martí, concebido como compendio y síntesis de nuestros padres fundadores, tomando lo mejor del pensamiento y las experiencias exitosas, nacionales e  internacionales,  y en la normativa internacional de los derechos humanos, es suficiente.

 

Preferenciar desmedida e impositivamente esta o aquella doctrina extranjera en el diseño nacional es negar, de jure y de facto,  el ideario martiano.

 

  El artículo 5 de la Constitución impide a los cubanos que no militan en el PCC el pleno disfrute de derechos como los refrendados en los artículos 7 inciso C del Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, pues, solo militantes o al menos incondicionales, pueden acceder a mejores puestos de trabajo así como los artículo 13.2, 13.3 y 13.4 del mismo documento al otorgarse carreras por integración y no “sobre la base de la capacidad de cada uno” y la imposibilidad de los padres de escoger el tipo de educación deseada para sus hijos, entre otros.

 

De acuerdo a lo ejemplificado los cubanos que no militan en el PCC o manifiestan  incondicionalidad al mismo sufren trato diferenciado o discriminación por su opinión u opción política con lo que se viola lo reconocido en el punto 2 del artículo 2, parte II del pacto internacional de derechos económicos, sociales y culturales.

 

El carácter rector de la sociedad indebidamente asumido por el PCC viola del pacto internacional de derechos civiles y políticos los artículos 2.1, el 3 y el 18 al ser coartadas las libertades de pensamiento y conciencia con la imposición de la ideología marxista-leninista como oficial y como referente en la formación de las nuevas generaciones por el sistema educativo, así como los artículos 19, 21, 22 y 25 de dicho pacto.

 

La Constitución debe contemplar el cuerpo del derecho internacional de los derechos humanos como jerárquicamente superior a ella y sus enunciados como complementarios de los derechos y garantías reconocidos en ella.

 

 

El Abogado Fidel Castro Ruz precisó:

                                                                  ¨ Es un principio elemental de derecho público que no existe 

                                                                    constitucionalidad allí donde el Poder Constituyente y el

                                                                    Poder Legislativo residen en el mismo organismo.¨  (28)    

                                                         

Referido a ¨Los Estatutos¨, impuestos por el dictador Fulgencio Batista en sustitución de la Constitución del 1940, Fidel Castro, después de definir lo entendido por Constitución, analizó:

 

       “Los Estatutos no llenan ninguno de estos requisitos. Primeramente encierran una contradicción    

         monstruosa, descarada y cínica en lo más esencial, que es lo referente a la integración de la

         república y el principio de la soberanía. El articulo 1 dice: ¨Cuba es un Estado independiente y

         soberano organizado como República democrática…¨El artículo 2 dice: ¨La soberanía reside en el

         pueblo y de este dimanan todos los poderes.¨ Pero luego vienen el artículo 118 y dice: ¨El Presidente

         de la República será designado por el Consejo de Ministros. ¿Y quien elige el Consejo de Ministros?

         El artículo 120, inciso 13: ¨Corresponde al Presidente nombrar y renovar libremente a los ministros

         sustituyéndolos en las oportunidades que proceda.¨ ¿Quién elige a quién por fin? ¿No es este el

         clásico problema del huevo y la gallina que nadie ha resuelto todavía?¨   (29)

 

Al comparar este análisis con la situación actual tenemos que según el artículo 75 de la Constitución, referido a las atribuciones de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), se descubre la concentración en ella de todo el poder que le permite: Reformar la Constitución (inciso a); aprobar, modificar o derogar leyes(inciso b); decide acerca de la constitucionalidad de las leyes, decretos- leyes, decretos y demás disposiciones generales (inciso c); revoca todo o en parte los decretos dictados por el Consejo de Estado(inciso ch); elige a los miembros del Consejo de Estado (inciso l); elige a los jueces del Tribunal Supremo Popular (inciso m); elige al Fiscal General y vice-fiscales de la República (inciso n); y, en fin, ejerce la más alta fiscalización sobre los órganos del Estado y del Gobierno

 

De esta forma, se ve claramente como la ANPP concentra en sí,  o a través del control que ejerce sobre el Consejo de Estado, las atribuciones constituyentes, legislativas, ejecutivas y judiciales.

 

Por otro lado se tiene que dicha Asamblea se nutre de funcionarios y las directivas elaboradas en el seno del Partido Comunista de Cuba. ¿Cómo se garantiza entonces la participación de todos los ciudadanos, no comunistas o no incondicionales, al gobierno de su país como se estipula en el artículo21 de la DUDH y en el 25 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos?

 

Se repite en nuestra historia la inobservancia de este ¨…principio elemental de derecho público…¨,  al fundir los poderes en un único centro, esta vez, por quienes arguyeron tal violación como razón crítica que justificara su actuar violento en contra de los poderes espurios establecidos entonces.

 

Es evidente que cambiar este orden de cosas se ha de incluir entre los cambios estructurales e institucionales prometidos en pos de tener, al fin, una ¨ley suprema de nuestra República¨ que realmente ¨sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre.¨, de TODOS LOS HOMBRES  sin que nada divida, aparte o acorrale a parte de ellos por el sólo hecho de pensar diferente al dogma oficialmente impuesto. Bien precisó fue el Apóstol al respecto cuando sentenció:

 

                               “…el deber de procurar el bien mayor de un grupo de hijos del país, no puede ser             

                                   superior al deber de procurar el bien de todos los hijos del país.” (30)

 

 

  1. JUSTICIA Y LEGALIDAD.

 

La inexistencia de un real ordenamiento republicano en Cuba se hace evidente también con la ausencia de un poder judicial independiente e imparcial, capaz de garantizar el pleno disfrute de los derechos de los ciudadanos frente al desmedido predominio del poder del Estado.

 

No existe en lo absoluto la posibilidad de ser juzgado por un juez imparcial e independiente como es demandado por el derecho natural refrendado en los artículos 10 de la DUDH y el 14.1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

 

Lo anterior deriva del hecho de que la ANPP concentra en si todo el poder político y controla todas las demás instituciones del gobierno como ya señalamos anteriormente.

 

Por su parte, el Consejo de Estado-subordinado a la ANPP y presidido hasta hace poco por Fidel Castro y actualmente por su hermano Raúl- tiene la facultad de dar a las leyes vigentes una interpretación general obligatoria para los jueces (según el inciso ch del artículo 90 de la Constitución) e imparte instrucciones de carácter general a los tribunales a través del Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo Popular (inciso h, artículo 90 de la Constitución).

 

Es el Consejo de Estado, además,  la última instancia de apelación para determinados delitos, lo que garantiza la total subordinación del Poder Judicial al poder único y personal encabezado por el Presidente del Consejo de Estado de turno.

 

Tratando de demostrar la improcedencia de la sanción que le iba a imponer el tribunal que le juzgara por los ataques a los cuarteles en 1953 por no tener ¨… justificación ante la razón, ante la sociedad y ante la verdadera justicia.¨, Fidel Castro arguyó:

  

                                        “Mis razonamientos van encaminados a demostrar lo falso y erróneo de la

                                       posición adoptada en la presente situación por todo el Poder Judicial, del cual

                                      cada tribunal no es más que una simple pieza obligada a marchar, hasta cierto

                                      punto, por el mismo sendero que traza la máquina, sin que ello justifique, desde

                                      luego, a ningún hombre a actuar contra sus principios. Se perfectamente que la

                                      máxima responsabilidad le cabe a la alta oligarquía que sin un gesto digno se

                                      plegó servilmente a los dictados del usurpador, traicionando a la nación y

                                      renunciando a la independencia del Poder Judicial.”(31)

 

No se puede hablar de imparcialidad e independencia respecto de un tribunal que es controlado directamente por el gobierno central, cuya doctrina interpretativa de la ley puede serle impuesta por un órgano ejecutivo, y que puede además recibir instrucciones de carácter general.

 

Esta imparcialidad y esta falta de independencia son notables especialmente respecto del juzgamiento de aquellas causas penales en que se acusa a personas por delitos contra la seguridad del Estado o por las figuras penales contenidas en la ley 88 del  99.

 

La falta de independencia de criterios de los jueces populares hace que la apelación a un tribunal superior sea una mera formalidad.

 

Son ejemplos relevantes y muy lamentables que ilustran lo expuesto; por un lado,  el no encauzamiento de todos los que de una u otra forma participaron en el hundimiento del Remolcador 13 de Marzo ocurrido el 13 de julio del 1994 (ignorando las reiteradas peticiones al respecto a la Fiscalía General por ciudadanos cubanos) que causó 36 víctimas fatales, entre ellas 11 niños; y,  por otro lado, el  caso de los jóvenes negros cubanos fusilados el 2 de abril del 2003 por intentar salir hacia EU  secuestrando una embarcación sin causar víctimas fatales.

 

Los que de una u otra forma provocaron el hundimiento del Remolcador 13 de Marzo no han sido sometidos siquiera a un juicio por asesinato o, al menos, por homicidio culposo, como prescribe la ley que debe ser. Ellos se mantienen impunes a  18 años del horrendo crimen..

 

Los restos de las víctimas no han podido ser recuperadas del fondo del mar por negativa de las autoridades cubanas. Investigadores independientes no han podido esclarecer lo sucedido. Sólo quedan los testimonios de los sobrevivientes y las contradictorias declaraciones oficiales cubanas. La Historia dirá la última palabra, como ocurrió con nuestros siete estudiantes de medicina asesinados por los colonialistas españoles.

 

Los tres jóvenes cubanos referidos fueron detenidos el 2 de abril. Se les celebró el juicio el día 8 resultando condenados a muerte. Contra la sentencia sumaria, ocurrieron sus ratificaciones al otro día por el Tribunal Supremo Popular y, al día siguiente, por el Consejo de Estado, entonces presidido por Fidel Castro. Fueron ejecutados el 10 de abril.

 

Bastaron 8 días para ser juzgados, sentenciados, ratificadas las sentencias y ejecutados por la sola razón de Estado de ¨dar un escarmiento¨ para detener la serie de secuestros ocurridos entonces.

 

 

10.- “NO MÁS PRESOS POLÍTICOS NI MÁS EXILIADOS…”

 

 El Comité de Familiares Pro Amnistía de Presos Políticos (inscrito en el registro de asociaciones del Gobierno Provincial en 1953) fue establecido a favor de los asaltantes a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes y otros actos contra el gobierno de entonces.

 

Dicho Comité circuló una tarjeta en que proclamaba su anhelo, aun no logrado, de:

 

                                    ¡NO MAS PRESOS POLÍTICOS NI MAS EXILIADOS EN LA   

                                     TIERRA DE  MARTÍ Y DEL GENERAL ANTONIO MACEO! (32)

 

Siendo consecuentes con este anhelo, parece llegada la hora de:

 

  1. Atender a la “Recomendación General” contenida en la Moción Ciudadana sobre Derechos Humanos en Cuba-2004 (página 22) que fuera presentada a las autoridades cubanas en enero del 2005 y que textualmente dice:

                                              “Promulgar una ley de amnistía para todos aquellos ciudadanos que cumplen     

               condenas por causas asociadas a posturas disidentes y opositoras al actual sistema y su gobierno,

               abandonando la práctica de reprimir, de cualquier manera, las manifestaciones pacíficas de estos 

               ciudadanos.”

 

  1. En tanto que lograr no “… más exiliados en la tierra de Martí y del General Antonio Maceo”, demandamos el cumplimiento de las recomendaciones hechas en la misma Moción ya referida, en su página 11, y entre las que cuentan:

 

* “Eliminar las restricciones legales y administrativas (carta de invitación, permisos de salida así como la figura de “salida definitiva” del país) por ser limitantes del derecho de libre movimiento y de elección del lugar de residencia de las personas.”

* “Cesar las prohibiciones de visitas temporales o regresos para establecerse definitivamente en la isla a aquellos cubanos que hayan salido de la misma, independientemente de las razones que los llevaron a ella.”

 

No se pueden  olvidar las causas que Martí indicó para el exilio:

                                                                                            “…a quienes el aborrecimiento de la tiranía,            

                                                                                              y el miedo de la pobreza creciente, han

                                                                                              echado a buscar libertad y sustento por el 

                                                                                              mundo;” (33)

 

En estos momentos en que, tanto los que quedamos como los que partieron, sufrimos nuestros fracasos personales y sociales,  y nos alegramos, y hasta se benefician directamente algunos, de los éxitos de ambos bandos, es hora de exigirnos y exigir a los demás cubanos:

                                          ¡ Basta de divisiones, basta de alentar odios en el templo sagrado de la Patria donde sólo debe reinar el amor, basta de epítetos descalificativos, basta de ser injustos evadiendo la aplicación de la justicia a quienes lo merezcan- estén donde estén y pertenezcan a lo que pertenezcan.! ¡No a la intolerancia!                                     ¡No a las violaciones de derechos humanos! ¡No a todo lo que limite o atente contra el desarrollo humano! 

                                                                                                                         

                     “! La tierra se viene por nuestro camino, y los de allá y los de acá no tenemos más que hacer

                          que juntar, con prudencia, nuestros corazones!” (34)

 

 

Señores gobernantes: Uds. tienen el poder de decisión. Nosotros sólo el de proponer e insistir muchas veces más si fuera necesario hasta que en las cosas de nuestra Patria se actúe en Justicia, Razón y Derecho, como nos enseñó Antonio Maceo que debía ser. La Historia inevitablemente juzgará. Absolución o condena: sólo de Uds. depende. Nuestra parte del deber está cumplida.

 

No olviden:

                      “Ya en Cuba esta planteado el problema inevitable de todos los pueblos (…) la minoría 

                         soberbia, que entiende por libertad su predominio libre sobre los conciudadanos a quienes

                         juzga de estirpe menor, la igualdad de derechos de todos los hombres” (35)

 

Ofreciéndoles una rosa blanca tanto a los amigos sinceros como a los adversarios,  y sin más por el momento, quedo de Uds.,

 

 

                                                                                 Sinceramente

 

 

 

 

                                                                                                                Moisés Leonardo Rodríguez Valdés.

                                                                                                                              Ciudadano Cubano

 

 

 

Localización: Sin domicilio reconocido.  Dirección de posible contacto: Ave 45 No 2410 entre 24 y 26.Cabañas, Municipio Mariel.  Provincia Habana.  Cuba

E mail:  corrientemartiana2004@gmail.com

Comentarios a web blog:  http://corrientemartiana.wordpres.com/   

 

Referencias:

(1) Martí, José             Obras Completas (OC), Tomo (T)-22, Pág.86     Editorial de Ciencias Sociales, La 

                                                                                                                   Habana, 1975.

(2) Martí, José               OC, T -1   Pág. 280                                                  Ídem

(3) Martí, José               OC, T-4,  Pág. 452                                                   Ídem

(4) Martí, José               OC, T-4,  Pág.  193                                                      ¨

(5) Martí, José               OC, T-3,  Pág. 139                                                       ¨

(6) Martí, José               OC, T-3,  Pág. 78                                                         ¨

(7) Martí, José               OC, T-4,  Pág. 239                                                       ¨

(8) Martí, José               OC, T-6,  Pág. 311                                                       ¨

(9) Martí, José               OC, T-7,  Pág. 124                                                       ¨

(10) Castro Ruz, Fidel  “La Historia me absolverá” Pág. 47                 Editorial de Ciencias Sociales, La

                                                                                                                      Habana, 2001.

(11) Martí, José              OC, T-   , Pág.                                                   Editorial de Ciencias Sociales, La 

                                                                                                                       Habana, 1975.

(12) Castro Ruz, Fidel  “La Historia me absolverá”  Pág.49                 Editorial de Ciencias Sociales, La

                                                                                                                      Habana, 2001.

(13) UN                Lista de publicaciones de la OHCHR de UN             Internet.

                             Folleto informativo No. 21  Pág. 3 y 4 of 30 .                                 

(14)Castro Ruz, Fidel   “La historia me absolverá”  Pág. 47                 Editorial de Ciencias Sociales, La

                                                                                                                      Habana, 2001

(15) Autores varios   Moción ciudadana sobre derechos                      copia en  web blog:

                                   humanos en Cuba.2004                                       http://corrientemartiana.wordpress.com/

(16) Martí, José.         OC, T-     Pág.                                                        Editorial de Ciencias Sociales, La  

                                                                                                                       Habana, 1975.

(17) Martí, José          OC, T-7, Pág. 124                                                  Editorial de Ciencias Sociales, La 

                                                                                                                       Habana, 1975.

(18) Martí, José          OC, T-8, Pág. 16                                                    Editorial de Ciencias Sociales, La 

                                                                                                                       Habana, 1975.

 

(19) Martí, José                    OC,  T-8, Pág. 281                                       Editorial de Ciencias Sociales, La 

                                                                                                                         Habana, 1975.

(20) Castro Ruz, Fidel “La historia me absolverá”  Pág. 49                    Editorial de Ciencias Sociales, La

                                                                                                                      Habana, 2001

(21)Pastrana, Juan J.     Ignacio Agramante: su pensamiento.                Editorial de ciencias sociales, 1987                                                                                     

                                          político y social. Pág.61                                         La Habana

(22) Pastrana, Juan J.     Ignacio Agramante: su pensamiento               Editorial de ciencias sociales, 1987                                                                                          

                                          político y social. Pág.59                                      La Habana

(23)Martí, José                OC, T-1, Pág. 443                                              Editorial de Ciencias Sociales, La 

                                                                                                                       Habana, 1975.

(24)Castro R., Fidel        “La historia me absolverá”  Pág. 46                  Editorial de Ciencias Sociales, La

                                                                                                                      Habana, 2001

(25) Martí, José                OC,  T-4,  Pág. 264-265                                    Editorial de Ciencias Sociales, La 

                                                                                                                       Habana, 1975.

(26) Martí, José                OC,  T-4  Pág. 248                                             Editorial de Ciencias Sociales, La 

                                                                                                                       Habana, 1975

(27) Martí, José                OC   T-4  Pág. 99                                               Editorial de Ciencias Sociales, La

                                                                                                                      Habana, 2001

(28) Castro R, Fidel          “La historia me absolverá” Pág. 88                 Ídem

(29)Castro R., Fidel          “La historia me absolverá” Pág. 85- 86           Ídem.

(30)Martí, José                 OC   T-1  Pág. 335-336                                     Editorial de Ciencias Sociales, La 

                                                                                                                       Habana, 1975

(31)Castro R., Fidel           “La historia me absolverá” Pág. 73               Editorial de Ciencias Sociales, La

                                                                                                                      Habana, 2001

(32) Mencía, Mario            “La Prisión Fecunda” Págs. 189 y 235          Editora Política, La Habana, 1980

 

(33)  Martí, José                 OC   T- 5    Pág. 44                                           Editorial de Ciencias Sociales, La 

                                                                                                                       Habana, 1975

(34) Martí, José                    OC  T- 4   Pág.  263                                         Ídem.

(35) Martí, José                    OC  T-      Pág.  104                                         

 

Conceptos relacionados