Cómo prevenir el Alzheimer

Jigsaw puzzle, of senior man, falling apart

Algunos alimentos incrementan la producción de acetilcolina

 Tal como explicamos en el artículo ‘Los mejores alimentos para combatir el Alzheimer‘ existen sustancias que pueden retrasar la aparición de esta enfermedad y mejorar la memoria. Así pues, la dieta juega un importante papel en la prevención del Alzheimer y las enfermedades neurodegenerativas.

Qué es la memoria

Según explica el doctor Pau Pastor, investigador de Neurología del Centro de Investigación de Medicina Aplicada y de la Universidad de Navarra., “la memoria es un proceso complejo en el que intervienen varias áreas cerebrales. Hay varios tipos de memoria: la memoria implícita son los recuerdos inconscientes en que se basan nuestros hábitos. Pero cuando hablamos de falta de memoria en general nos referimos a la memoria explícita. La memoria explícita son los recuerdos deliberados y conscientes que tenemos sobre nuestro conocimiento del mundo o sobre nuestras experiencias personales”.

Qué es el Alzheimer

Es una alteración neurodegenerativa cuya causa se desconoce.

Se sabe que se produce por una alteración a nivel microscópico en el tejido de algunas partes del cerebro. Estos cambios producen la pérdida progresiva y constante de la acetilcolina, una sustancia química esencial que permite que las células nerviosas se comuniquen entre ellas. Esta sustancia también está implicada en el proceso de aprendizaje, la memoria y el pensamiento por eso su pérdida ocasiona daños en estos aspectos de la persona.

El Alzheimer suele aparecer a partir de los 65 años pero podría afectar a personas más jóvenes en torno a los 50. Su progreso es lento por eso es vital que cuando se aprecien alteraciones en la memoria o en el comportamiento, se consulte con el médico para que realice los test apropiados que puedan diagnosticar esta enfermedad. De hecho, “los olvidos no deben considerarse como un aspecto normal del envejecimiento sino que deben ser evaluados clínicamente por un médico neurólogo especialista”, según el doctor Pau Pastor.

Más omega 3

Como hemos dicho, la alimentación es un factor a tener en cuenta para su prevención. Entre los nutrientes que han demostrado tener un mayor efecto protector están el ácido docosahexaenoico (DHA), un graso poliinsaturado omega 3, presente sobre todo en el pescado azul y que forma parte de las membranas de las neuronas, en donde llega a alcanzar hasta el 60% del total de los ácidos grasos que las componen.

“El DHA protege de la muerte neuronal y a partir de él se forman compuestos de naturaleza antiinflamatoria, como la neuroprotectina D”, explicó el profesor Ángel Gil, Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular II de la Universidad de Granada, en un encuentro para periodistas celebrado en el marco del VIII Congreso Internacional de Nutrición, Dietética e Innovación.

Más vitaminas para el cerebro

Por su parte, las vitaminas B1, B6 y B12, el ácido fólico y la colina son otros de los nutrientes recomendados para proteger al cerebro de la demencia. Estas, junto con la uridina, presente en cantidad elevada en carnes, pescados, mariscos y legumbres, “participa en la formación de fosfolípidos de las membranas neuronales y, por consiguiente, en el mantenimiento de su estructura y función”, señaló el profesor Gil.

El experto apuntó a la dieta mediterránea y en el mantenimiento de un peso corporal óptimo para mantener la salud neuronal. En este sentido, una reciente investigación divulgada por King’s College London recuerda que combatir la obesidad, junto con el control de la diabetes, de la presión arterial, no fumar y hacer ejercicio físico retrasaría la aparición de este mal.

Otras formas de estimular la memoria

Además de la alimentación, existen otros hábitos que pueden estimular la memoria.

Es importante evitar todos los factores de riesgo vascular, llevar una vida sana y hacer ejercicio físico diariamente.

El tener un hábito de aprendizaje produce, mediante plasticidad cerebral, que mejoremos en las tareas que requieren memoria. Pasear en entornos naturales, evitar el estrés, y dormir bien también la mejorarán.

Evitar los olvidos

En los casos en los que falla la atención y en gente joven es muy útil el tener un orden diario que permite introducir nuevas tareas. La planificación del día por la mañana es útil. La primera causa de olvidos es querer llegar a varias cosas a la vez.

Por otro lado se puede optar por poner alarmas en los dispositivos electrónicos. En gente mayor las notas son realmente prácticas, como la lista de cosas pendientes en la puerta de la nevera o una buena agenda fácil de usar.

Fuente: about.com

Conceptos relacionados