Continúan los robos de cadáveres en cementerio chino de La Habana

Uno de los cuerpos profanados tenía un mes de enterrado

Por Mario Hechavarria Driggs/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- El cuerpo de un emigrante chino enterrado en un cementerio de la capital cubana fue robado en el mes de diciembre, según sus familiares.

Evelio Luang Gonzales, residente de la calle Zanja del municipio Centro Habana e hijo del emigrante chino, Lucio Luang, dijo que perdió a su padre el pasado 3 de diciembre del 2016.

Según Luang Gonzales a los treinta días de haberlo enterrado; su  hermana Yolanda lo telefoneo para que se presentara en el Cementerio Chino, situado en calle 26 y Zapata en el vedado habanero. Habían profanado la tumba y sustraído el cadáver de su padre.

“Hicimos la denuncia en la Unidad de la policía de la calle Zapata y C. El oficial que nos atendió, teniente Ibrahim,  nos habló  claro. Dijo que sería muy difícil encontrar los restos de mi padre.  Explicó  que, aunque todos los cementerios de la capital tienen montado un  servicio especializado de  protección SEPSA, lamentablemente este delito no se acaba de erradicar, y pese a la vigilancia especializada,  es  muy  común  que se profanen las tumbas y se roben los cadáveres”, explica.

Para Evelio y Yolanda, han perdido a su padre dos veces, al morir y tras el robo del cadáver.

En el Cementerio Cristóbal Colón de la capital cubana también han profanado decenas de tumbas durante el 2016.

Juan de la Caridad López, un ex trabajador del Cementerio de Colón, ya jubilado, dijo que allí es muy común que “se roben las prótesis dentales, los dientes de oro,  los huesos  y hasta la ropa de vestir y  la caja donde reposa el difunto”.

Asegura este jubilado que los profanadores utilizan esto “para trabajos de brujerías”, y agrega que “según el individuo muerto, vale más dinero”.

“Los  paleros”, practicantes  de la religión  “Palo Mayombe o Palo Monte”,  trabajan  con los huesos de los muertos. Los más valiosos son los de un chino,  judío, o un religioso. Conocí el caso de una señora, llamada Joaquina, muy famosa en el oficio de tirar las cartas de la adivinación. Falleció de un infarto, la enterraron  y a la semana había desaparecido con su caja y todo. Esto fue hace diez años.  Todavía andan buscando sus restos. Seguro que la metieron en un caldero, para trabajos de adivinación”, explicó Juan de la Caridad.

Este medio hiso publica -en el 2013- la profanación de 3 bóvedas en el cementerio chino.

Aunque algunos medios oficiales de prensa plana, como Juventud Rebelde y Granma, han escrito de la profanación de cadáveres en los cementerios de la capital cubana, las autoridades policiales no se han pronunciado a través de los medios de comunicación masivas como la radio y la televisión. Y funcionarios de gobierno guardan total silencio.

Conceptos relacionados