La santería cubana gana mercado internacional (+Videos)

Se incrementa el turismo religioso

Por Weiner Alexander Martínez Estepe/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- El incremento del turismo con fines religiosos convierte la santería cubana en un negocio muy lucrativo.

Representado por una amplia gama de religiones, el folclor de la isla encuentra su destino económico en los que viajan a Cuba para consultarse o “hacerse santo”.

En un día normal, Ramón García, quien ostenta el grado religioso de Sacerdote Ifá, consulta a más de 30 personas, nacionales y extranjeros.

“No cobro por la consulta” -dice García-.  “Acepto sólo detalles para mis santos, como velas y dulces, aunque no lo rechazo si me ofrecen algo de dinero”.

Con más de ocho ahijados en países como Italia, Francia y España, García sostiene que: “…la razón fundamental de estudiar esta religión es hacer el bien a los demás, por eso tantas personas la practican”.

2Los precios de los animales que se utilizan para la santería varían en dependencia del lugar. En la Habana un chivo puede sobrepasar los 200 pesos en moneda convertible y los costos para que un turista se “haga santo” se elevan sobre los 3.000 dólares.

Aunque según aclara el sacerdote entrevistado, “no todos los santeros cobran la misma suma de dinero para hacer santo a una persona, ya que el precio lo decide siempre el sacerdote, y éste puede elevarse o disminuir en consecuencia de los precios de las materias primas para la ceremonia”.

“En la actualidad el gobierno no ha emitido ninguna ley que obligue a los santeros a pagar impuestos, y aunque nos tuvieron prohibida la religión por muchos años, no es de extrañar que lo hagan”, dice Augusto Ceballo, un santero con más de veinte años de experiencia, residente en la calle Reina, municipio Centro Habana.

Ceballo asegura que los mejores años para los santeros acaban de despertar con el deshielo de las relaciones entre Cuba y EEUU. La oleada de turistas curiosos de nuestra cultura los motiva a conocer y aprender las religiones, brindando oportunidades para el incremento de la economía a los religiosos. Pero también le abre la puerta a “falsos estudiosos”.

“Son cada vez más los estafadores que con su accionar dañan la imagen de nuestro folclor. Son personas inescrupulosas, sin respeto a la cultura de nuestro país, las que con su afán exclusivamente de lucro crean malas opiniones sobre los santeros”.

fernando-monazoFernando Monazo. Foto/ Elio Delgado

La sociedad yoruba es una de las pocas instituciones nacionales al frente de los estudiosos sobre nuestras raíces afroamericanas, pero no controla el flujo de nuevos religiosos ni el número de sacerdotes.

Sara quiere laborar profesionalmente en este culto, y considera que debería existir un control sobre las personas que practican la santería. “Para erradicar el fraude, una de las variantes que proponemos es que los santeros se unan y que nuestra institución pueda controlar y llevar estadísticas sobre los requisitos para practicar nuestras religiones…”

Sin embargo, no todos aceptan esta propuesta ya que, al existir mayor control de los santeros, esto pudiera desembocar en la regulación también de los precios a pagar para hacer santo a un extranjero, unas cifras que ninguno de los santeros entrevistados estuvo dispuesto a revelar.

34

Video: Fernando Monazo tiene varios ahijados entre ellos algunos mexicanos: https://youtu.be/qzGOwDHiBj0

Conceptos relacionados